«No hay razón diplomática que justifique que se humille a una mujer»
Una mujer porta unas mercancías ayer en el paso de Marruecos a Melilla - REUTERS
tensión en la frontera con marruecos

«No hay razón diplomática que justifique que se humille a una mujer»

El vicesecretario de Comunicación del PP acusa al Gobierno de ampararse en razones diplomáticas para no apoyar a las policías vejadas. Reclama que Rubalcaba viaje a Melilla antes que a Rabat y que Aído y Moratinos suspendan sus vacaciones

MELILLA Actualizado:

“La situación en la frontera de Melilla es de máxima tensión –ha expuesto esta mañana Esteban González Pons-; cuando eso ocurre es fácil que haya un incidente y si hay un incidente es más fácil todavía que se produzca un conflicto”. Esto es lo que le han transmitido al vicesecretario de Comunicación de los populares los sindicatos y asociaciones policiales en las últimas horas y el dirigente valenciano parece haber captado bien el mensaje. “No están ocurriendo incidentes más graves sólo por la profesionalidad de nuestros policías y guardias civiles”, señaló pero “no puede decirse que el Gobierno les esté apoyando en absoluto”.

González Pons ha comparecido en rueda de prensa junto al presidente de Melilla, Juan José Imbroda, después de reunirse con asociaciones musulmanas de la ciudad, con los sindicatos policiales –que le han contado como está la situación en el paso fronterizo de Beni-Enzar, crispado por momentos- y después de una rápida visita, en coche, al perímetro fronterizo. “Hemos venido a decirles que España entera está con ellos y mostrarles nuestro apoyo incondicional. El PP está con ellos, en particular con las mujeres que están siendo atacadas y vejadas por el mero hecho de ser mujeres”, reiteró Pons.

Las mujeres, en el punto de mira

Ése es sin duda el punto de inflexión que marca la diferencia con otros episodios complicados que se han vivido en la frontera con Marruecos, como los bloqueos de mercancías del año pasado. Ahora el boicot ha sido mínimo pero la campaña de acoso a las policías está resultando feroz. “Se las está humillando no por ser policías ni españolas, sino por ser mujeres”, dijo González Pons mientras exhibía uno de los carteles denigrantes colgados estos días en la llamada tierra de nadie, que no es tal, sino que directamente la ha invadido Marruecos.

González Pons ha exigido al Gobierno que gestione cómo recupera la zona de nadie

"No hay razón diplomática que justifique que una mujer sea humillada por ser mujer, poniendo en peligro incluso su seguridad. Desde el punto de vista de la política de género estamos ante una crisis”. Una crisis, en la que recordó Pons, aunque no hace falta, en la que el Gobierno ni ha asomado el morro: ni Bibiana Aído con sus miembras, ni Miguel Ángel Moratinos con su diplomacia han hecho acto de presencia. “Cuando el Gobierno hace dejación de sus funciones es legítimo que la oposición tome la iniciativa”, se jactó el vicesecretario de Comunicación de los populares, que exigió al Ejecutivo que haga las gestiones oportunas para “recuperar” la zona de nadie; pidió a Rubalcaba que viaje a Melilla antes de acudir a Rabat porque “es ministro del Interior, no de Exteriores” y a Moratinos y a Aído que suspendan sus vacaciones. Además, rompió una lanza para que el ministro del Interior haga gestiones y se permita a los periodistas españoles trabajar en el perímetro fronterizo, hoy por hoy inaccesible a las cámaras, mientras los activistas marroquíes se pasean por él encantados fotografiando a las policías del control.