José Luis Martínez-Almeida conversa con Íñigo Henríquez de Luna, este martes, durante el Pleno en Cibeles - JAIME GARCÍA

Sorpresa en el PP por la irrupción de un candidato de Cifuentes para suceder a Aguirre

José Luis Martínez-Almeida, considerado el candidato «oficialista», rivalizará con el portavoz adjunto, Íñigo Henríquez de Luna

MadridActualizado:

La sucesión de Esperanza Aguirre como portavoz abre una brecha inesperada en el grupo municipal del PP. Como adelantó ABC, Íñigo Henríquez de Luna, hasta ahora adjunto al cargo, pugnará con José Luis Martínez-Almeida, considerado como el candidato de Cristina Cifuentes para liderar la oposición a Manuela Carmena. La decisión, en principio, será consensuada por los ediles populares esta semana, aunque ellos mismos, sorprendidos por la inesperada rivalidad, reconocen que estará supeditada al visto bueno de la dirección regional del partido.

Los dos aspirantes se postularon ayer, cuando ni siquiera habían pasado 24 horas de la dimisión de Aguirre. En paralelo al Pleno, el primero sin su portavoz y referente –como la calificaron–, ambos comparecieron por turnos para presentar sus credenciales. Aunque aseguraron que la disputa «no abrirá una guerra», algunas voces ya advierten de que será «inevitable».

El primero en aparecer fue el actual portavoz adjunto del grupo, Íñigo Henríquez de Luna. «No oculto que sería un honor y que me haría ilusión representar a mis compañeros y al partido en Madrid», dijo para confirmar todos los rumores, surgidos especialmente porque se le considera como el sucesor natural de Esperanza Aguirre. Henríquez de Luna, no obstante, explicó que, a pesar de su deseo por desempeñar esta función, estará a disposición de lo que dicte el partido a nivel regional y nacional: «Soy una persona de partido y me adaptaré a lo que diga».

Portavoz provisional

«Hombre fuerte» de Aguirre durante los dos últimos años en Cibeles, ocupó la silla de portavoz en la sesión de ayer en Cibeles y hará lo propio en la programada para hoy. Esta experiencia en el cargo, precisamente, es uno de sus avales para alcanzar la portavocía. «Íñigo es quien ha ejercido como portavoz en la sombra estos dos años, lo más práctico es que lo sea él», apuntaron fuentes del grupo. En su contra, su pasado como portavoz del PP en la Asamblea cuando Ignacio González, ahora en prisión por sus tejemanejes en el Canal de Isabel II, era presidente.

«Sí, he hablado con el PP de Madrid; uno no se tira a una piscina sin agua así como así»
José Luis Martínez-Almeida

El dictado del partido al que Henríquez de Luna hizo referencia es lo que abre la brecha en el seno interno del grupo. José Luis Martínez-Almeida optará al cargo y lo hará como el candidato «oficialista». Aunque nadie en el PP de Madrid lo ha oficializado, el propio Almeida alimentó esta teoría en su comparecencia: «Sí, he hablado con el partido; uno no se lanza a una piscina sin agua así como así».

«No oculto que sería un honor, pero soy una persona de partido y me adaptaré a lo que me digan»
Íñigo Henríquez de Luna

La decisión de Martínez-Almeida, «personal» aunque meditada con compañeros, remite a dos razones fundamentales. La primera, explicó, porque Madrid «merece un cambio de Gobierno»: «Nos quedan dos años para que Madrid vuelva a ser del PP». Y, la segunda, en un claro guiño a los ediles que decidirán esta semana, porque «hay un extraordinario equipo».

En contraposición con el pasado de Henríquez de Luna, claramente «aguirrista», Almeida irrumpe como un rostro nuevo, acaso cargado del aire fresco con el que el partido quiere regenerarse. No obstante, José Luis Martínez Almeida también se ubicaba en el bando próximo a Esperanza Aguirre. Preguntado por esta cuestión, si de verdad es el rostro que busca el PP, el actual portavoz de la comisión de Urbanismo eludió la etiqueta: «Lo que importa es la imagen del PP. No estamos ante una situación fácil y debemos centrarnos en nuestra labor de oposición, que en estos dos años ha sido incansable».

«Va a ser enriquecedor que haya candidatos. No hay sucesores naturales, todos somos del equipo de Aguirre. Es un ejercicio de democracia interna y al final solo puede salir más unidad», dijo Martínez-Almeida. Esta alusión a las primarias bien podría haberla pronunciado el propio Henríquez de Luna, ya que él fue el primero en defender la democracia interna en el congreso del PP en Valencia (2008), un argumento que ahora podría podría perjudicarle en su pugna por suceder a Aguirre. Además, fue el único concejal en el Ayuntamiento que durante las primarias del PP madrileño se opuso de forma pública y tajante a la presidenta del Gobierno de la Comunidad, que, finalmente, resultó ganadora. No obstante, Cifuentes incluyó a ambos en la Ejecutiva Regional del pasado marzo.

Fractura ineludible

La mayoría de ediles del PP daban por hecho que sería Henríquez de Luna quien asumiría las funciones de Aguirre, puesto que de facto ya ejercía de portavoz. Sin embargo, ahora tendrán que decidirse por apoyar al que consideraban candidato natural o al que parece preferir la líder regional del partido. Con la marca de la fatiga y de pocas horas de sueño bajo los ojos, los concejales del PP, salvo contadas excepciones, ayer coincidían en señalar que «la decisión será difícil», ya que consideran que ambos candidatos son «muy válidos y sobradamente preparados». Tras el terremoto que dejó la dimisión de Aguirre, los populares quieren lanzar una imagen de unidad y buena sintonía en el grupo.

Sin embargo, también son conscientes de que el paso al frente de Martínez-Almeida les pone en una posición muy incómoda. Ninguno elude que el hecho de que haya dos candidatos podría crear bandos diferenciados, una situación que quieren evitar a toda costa. Pase lo que pase, en la reunión con Cifuentes, los 21 ediles del PPcerrarán filas en torno a su nuevo líder y tratará de sellar la fractura ineludible que amenanza con prolongarse.