Basura desbordando unos contenedores, ayer, en el centro de la capital
Basura desbordando unos contenedores, ayer, en el centro de la capital - INMA FLORES
Basura Madrid

Los sindicatos piden 2.000 nuevos barrenderos y Carmena ofrece 650

La ampliación de personal responde a un cambio en los contratos para duplicar los kilómetros de calle que reciben una limpieza prioritaria

MadridActualizado:

Madrid sigue estando sucio. Eso lo saben los vecinos, la concejal de Medio Ambiente y la alcaldesa. También lo saben en la Mesa de la Limpieza de la Ciudad, institución creada a finales de 2016 para mejorar un servicio criticado a diario por los madrileños. Después de varias reuniones, la Mesa, donde están representados políticos, sindicatos y asociaciones vecinales, hizo en enero un diagnóstico que, a la postre, resultó evidente: Madrid está sucio porque faltan medios. Por eso el, Ayuntamiento anunció ayer la contratación de nuevos barrenderos. Según los cálculos de Inés Sabanés, edil del ramo, serán entre 650 y 800; unas cifras que, si bien son valoradas por los sindicatos, se quedan cortas en relación a las exigencias de los trabajadores, que quieren volver a los niveles de personal previos a la crisis económica.

«Nuestra petición es que faltan 2.000 trabajadores para tener los niveles de calidad anteriores a los recortes», expone Karim Riabi, responsable de Saneamiento Urbano de CC.OO. en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, considera «un buen primer paso» la contratación de los nuevos barrenderos, siempre que se reconozcan los derechos del personal actualmente en plantilla y que está compuesto por dos turnos: entre semana y fin de semana. «Queremos que las jornadas de diario las haga el personal que ahora se encarga de los fines de semana», indica Riabi, quien defiende la «experiencia y las ventajas económicas» que supondría su ascenso: «No habría que darles ropa, porque ya la tienen, y tampoco formación».

La última palabra sobre esta ampliación de plantilla en los servicios de limpieza de Madrid la tiene el Ayuntamiento, como remarcó Sabanés; sin embargo, las diferentes empresas concesionarias aún deben evaluar la propuesta municipal, que justifica el aumento de personal, exigido a instancias de un acuerdo de la Mesa, en una modificación de los contratos para duplicar el número de calles consideradas de limpieza prioritaria. «Todo lo que sea aumentar el personal es mejorar», reconoce Juan Carlos del Río, secretario del sector de Servicios a la Comunidad de UGT en Madrid, quien también planteó que a la capital le faltan «2.000 barrenderos» en lugar de los 800 que llegarían, en el mejor de los casos.

Más calles y más dinero

Hasta la fecha, hay 495 kilómetros de limpieza prioritaria, que se corresponden con las grandes calles de la capital. A partir del 1 de mayo entrará en vigor el nuevo sistema, en el que habrá 992 kilómetros viales de limpieza preferente. Como es normal, si hay que limpiar a fondo más calles, con la plantilla actual de barrenderos no es suficiente, un hecho que llevará a las empresas a reajustar sus plantillas gracias a una partida presupuestaria adicional de 18 millones de euros procedentes de una enmienda del PSOE. Más millones que, como aseguró el edil socialista Chema Dávila, presidente de la Mesa de la Limpieza, irán destinados en su mayoría «a la contratación de personal».

De la mano de los nuevos contratos llega el refuerzo de la limpieza en el doble de kilómetros de viales, lo que persigue, como manifestó Sabanés, «un reequilibrio territorial» que equipare la limpieza entre todas las zonas de Madrid independientemente de su renta per cápita. Por ello, los distritos humildes se beneficiarán más de una medida que tendrá una implantación progresiva y que el PSOE espera que esté funcionando antes de verano.