Rifirrafe entre Ciudadanos y PP por la ratio de alumnos autistas

La formación naranja acusa a Cifuentes de incumplir el acuerdo de investidura y los populares anuncian que el próximo curso funcionarán 52 centros nuevos

MadridActualizado:

Ciudadanos ha acusado esta semana al Gobierno regional del PP de incumplir uno de los puntos del acuerdo de investidura por el que apoyaron a Cristina Cifuentes. Y ese no es otro que el que «lleve a cabo de una vez la ratio de cinco alumnos por aula para los escolares con necesidades educativas especiales», englobados en lo que se denomina TDG (Trastorno Generalizado de Desarrollo), en el que se incluye el Trastorno de Espectro Autista (TEA). Así se lo ha venido reprochando Tomás Marcos, diputado del partido naranja al actual ejecutivo popular.

Marcos, que además es portavoz de su grupo en la Comisión de Políticas Integrales de la Discapacidad, «incidió en la necesidad de que Cifuentes cumpla ese compromiso que adquirió, incluido en el artículo 65 del acuerdo de investidura. «El ejecutivo tiene que escuchar a las familias con hijos con Trastorno de Espectro Autista ( TEA), ya que lo único que quieren es que tengan los mismos derechos que el resto y reciban la educación que necesitan»

En este sentido, explicó que «uno de cada 150 niños está dentro del espectro del autismo» y destacó que es «la diversidad funcional infantil de mayor prevalencia, más que síndrome de Down, cáncer infantil y diabetes juntos».

Sin embargo, el consejero de Educación, Rafael Van Grieken, acusó a la formación naranja de no estar bien informada, ya que están a punto de cumplir lo previsto al cien por cien. «Los problemas no se pueden resolver en apenas un año».

Como prueba del interés y el grado de compromiso en cumplir el acuerdo, destacó que nada más formar gobierno pusieron en marcha un plan de choque. Su objetivo: incrementar los recursos humanos y materiales para llegar a la cifra de cinco alumnos autistas por aula, una recomendación no reflejada en ninguna ley estatal.

Van Grieken recalcó que en un año «se han reducido un 50% las aulas con más de cinco alumnos, al pasar de 64 a 32, al tiempo que se aumentaron en 20 los profesores adicionales en las que superaban esa ratio». En ese periodo se crearon 56 nuevos centros, pasando de los 131 que había en el curso 2014/2015 a los 187 que habrá a partir del próximo curso escolar 2016/17. En cuanto a las aulas, se pasará de las 132 que había hace un año a las 190 para el próximo curso, lo que supone 58 más en lo que llevamos de legislatura.

Cinco millones

Dicho incremento irá acompañado el próximo curso de 90 profesores especializados más (la mitad, en audición, lenguaje y pedagogía terapéutica y el resto, integradores sociales. Junto a ello, se pondrán en marcha más centros educativos y más aulas en la enseñanza pública (45 y 43, respectivamente), la mayoría en colegios, por lo que bajara la ratio. En cuanto a la concertada, las cifras son de 9 y 13. En suma, habrá 52 centros nuevos, entre públicos y concertados, y 58 aulas.

El plan de choque se hizo en base a los 1.100 alumnos con TGD matriculados en alguno de los 240 centros educativos de la región sostenidos con fondos públicos (incluidos los concertados). Para todo ello se ha destinado una inversión de cinco millones de euros.

«Todos estos datos evidencian la prioridad que le damos a la atención de este alumnado», recalcó Van Grieken. Este incidió, además, en que algunos centros los padres prefieren que sus hijos no cambien de aula, aunque sean más de cinco alumnos con necesidades especiales, lo que ocurre en una, con siete. «Estamos a punto de llegar al cien por cien.», precisó el consejero, quien recalcó que el problema llega en los niveles educativos especializados como la FP, «dado que los recurso son limitados».