Fachada del edificio okupado por La Ingobernable
Fachada del edificio okupado por La Ingobernable - MAYA BALANYÀ

La Ingobernable: Almeida agiliza el desalojo de los okupas

La intención del Gobierno es echar a los radicales cuanto antes, aunque los plazos son imprevisibles ya que el proceso es largo; desde el colectivo anuncian que «defenderán» el espacio

MADRIDActualizado:

El desalojo del «centro social» okupado de La Ingobernable, en pleno paseo del Prado, cuenta ya con una fecha límite: el 2 de septiembre. Aún así, la intención del Ayuntamiento es agilizarlo lo máximo posible, y apuntan a que esta fecha no es inamovible, sino que representa la semana «tope» que se han puesto para resolver la cuestión. El proceso, sin embargo, será tedioso. Primero deberán notificar a los inquilinos mediante un comunicado, que tiene que entregar en mano la Policía Municipal. Después, llegada la fecha establecida en la notificación, el edificio debe estar vacío para permitir la entrada de los servicios municipales. En el caso de que los okupas se negaran a abandonarlo, que es lo más probable, la cuestión se dejaría en manos de la Justicia, que debería decidir sobre el siguiente paso a tomar por las autoridades. Una miríada de escollos con los que, por otro lado, ya cuentan en el Ayuntamiento. De hecho, ya están redactados los informes de Patrimonio que necesitan para elevar la demanda al juzgado.

Desde el colectivo han hecho un llamamiento a «defender» el espacio autogestionado que, desde hace dos años, se reivindica como un centro de reunión y actividades para colectivos y movimientos sociales. El edificio fue okupado en mayo de 2017 a raíz de una manifestación contra la corrupción y la «turistificación» del centro de la capital, y ha protagonizado diversas polémicas con el gobierno de Carmena, al que acusaban de «amenazarles constantemente» con el desalojo.

La intención de recuperar el inmueble, de titularidad municipal desde que el equipo de Ahora Madrid aprobó rescindir su cesión a la Fundación Ambasz, fue anunciada el lunes por la delegada de Obras, Paloma García Romero. Insistió en ello el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, el pasado miércoles, tras la Junta de Gobierno previa al parón vacacional. «Vamos a actuar en el marco del ordenamiento jurídico, a diferencia del anterior equipo», aseguró el primer edil. Martínez-Almeida hizo hincapié en que actuarán «con toda la fuerza de la ley» para ejecutar una orden que consideran su «obligación»: «Llevan dos años viviendo en ese edificio a costa de todos los madrileños sin que el Ayuntamiento le pueda dar un uso».

La Dragona

No es el único inmueble okupado en la mira del nuevo Gobierno: el «Espacio Social Okupado Autogestionado» de La Dragona, en el cementerio de La Almudena, será su próximo objetivo. «Estamos esperando el comunicado definitivo por parte de las autoridades municipales para poder ejecutar esa sentencia», explicaba la portavoz y delegada del área de Seguridad, Inmaculada Sanz, tras la reunión del miércoles. El edificio es también de titularidad municipal, y sus inquilinos ya se han resistido en varias ocasiones a abandonarlo. Según fuentes policiales, el grupo es «más violento» que el de La Ingobernable, y acoge a varios miembros del movimiento anarco-insurreccionalista de Madrid. En los últimos años, de hecho, se han producido dos agresiones sexuales en el espacio, que el colectivo ha rechazado en sendos comunicados, difundidos en las redes sociales.

Lo cierto es que estos días el inmueble no registra tanta actividad como solía. Según los vecinos, antes sí que se veía a mucha gente entrando y saliendo, organizando talleres y charlas, pero desde hace algunas semanas apenas vienen «los fines de semana, si acaso, para hacer alguna fiesta». Las autoridades corroboran esta tendencia, aunque advierten de que esto no significa «que lo hayan desalojado».

La intención de Ciudadanos durante la campaña electoral fue la de convertirlo en sede de la Policía Municipal de Madrid de Ciudad Lineal, una idea en la que insistió la ahora vicealcaldesa, Begoña Villacís: «el Ayuntamiento gasta millones de euros en alquileres de espacios cuando tiene lugares tan singulares como este, que están desaprovechados», afirmó la edil durante una visita a la zona el pasado mes de marzo, durante la campaña.