Entrevista con Ángel Garrido, hace unos días en ABC
Entrevista con Ángel Garrido, hace unos días en ABC

Garrido, hace dos semanas en ABC: «El único líder con capacidad para mejorar España es Pablo Casado»

Hace solo unos días el fichaje de Ciudadanos mostraba su fidelidad al presidente del PP en una entrevista con ABC

Actualizado:

La política hace a menudo extraños compañeros de viaje y de cama. Hace solo unos días, Ángel Garrido posaba como europeísta convencido, satisfecho de su candidatura para las europeas, y pocos días después se destapa como fichaje de Ciudadanos para las autonómicas. Todo además, en un puesto que teóricamente no le garantiza un escaño de cara a la próxima legislatura.

A primeros de este mes, Garrido concedía una entrevista a ABC que, leída tras lo ocurrido hoy, resulta bastante reveladora. Por un lado se recogen halagos a su partido y al presidente Pablo Casado pero, por otro, se percibe cierta moderación con respecto al momento que atraviesa el partido. «Creo que [Pablo Casado] está haciendo lo que le tocaba, una renovación del partido sin renunciar a lo que somos como formación política. Y tiene una labor muy difícil. Ha cogido el partido quizá en el momento más complicado de su historia. Es una labor complicada, tendrá aciertos y desaciertos, pero creo que la línea es buena», apuntaba en la conversación.

[Lea aquí la entrevista completa con Garrido]

Garrido también se pronunció sobre un posible gobierno formado por PP, Cs y Vox a partir del 28 de abril. La idea no le disgustaba, pero por entonces solo Casado le parecía «el único líder político con capacidad para mejorar España». La hemeroteca está siendo inmisericorde con el nuevo fichaje «naranja».

«La única garantía de que España siga siendo lo que es hasta hoy, una nación unida de ciudadanos libres e iguales en derechos y deberes, es el PP», dijo a Sara Medialdea. «Creo que nosotros somos mucho menos vulnerables a los peajes que otros partidos. Con las cuestiones de principios jamás cedemos».

Hay quien achaca su salida del PP a discrepancias con Casado, que lo prefería lejos (en Bruselas) para premiar a otros candidatos más afines. Garrido, que asumió la tarea de sustituir a Cifuentes después de su abrupta dimisión, podría pensar que el partido no le ha tenido lo suficiente en cuenta después de afrontar semejante desafío, que no era otro que devolver algo de tranquilidad al PP madrileño. Así se pronunciaba hace dos semanas sobre la renovación de Casado y los nombres propios que estaban «saltando» del barco popular:

«En la mayoría de los casos han sido decisiones personales de pasar a otra actividad», decía sobre sorayistas y personas próximas a Cospedal. «Creo que casi todo el mundo está en algún sitio en que pueda colaborar y ofrecer su experiencia. Nadie que haya querido quedarse se ha encontrado un obstáculo por parte de Pablo Casado».