Los papeles que muestran el trato de favor
Los papeles que muestran el trato de favor - ABC
Caso Madrid Arena

La factura de la fiesta de Halloween que desvela el trato de favor a Flores

El precio de la fiesta mortal era de 20.000 euros más IVA, pero firmaron por 12.000. Dos días antes, la empresa municipal le condonó los impagos de un evento anterior

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Desde que hace ahora tres años se produjera la tragedia del Madrid Arena, en la que murieron aplastadas cinco jóvenes durante una fiesta de Halloween, se ha rumoreado mucho sobre el supuesto trato de favor del Ayuntamiento de entonces, en manos del PP, con el promotor del evento, Miguel Ángel Flores. ABC desvela ahora los documentos que prueban que, presuntamente, los responsables de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), la empresa municipal que gestionaba el pabellón cobraban al principal acusado en la causa precios por debajo de las tarifas oficiales; además, llegó a condonarle una suculenta deuda apenas dos días antes de la firma del contrato por el «Thriller Music Park», donde fallecieron las chiquillas.

El orden cronológico de los hechos es el siguiente. El 5 de diciembre de 2008, Madridec (ente que quedó extinguido a raíz de la catástrofe y reconvertido ahora en Madrid Destino) firmó un convenio con José María Flores ( hermano de Miguel Ángel y administrador de la firma FSM Group, que por entonces englobaba su entremado empresarial). El objeto del acuerdo era el «arrendamiento de espacios en el Telefónica Arena Madrid y Satélite [nombre que tenía entonces el espacio municipal] durante los años 2009 a 2011, ambos inclusive».

Miguel Ángel Flores, promotor de la fiesta mortal del Madrid Arena
Miguel Ángel Flores, promotor de la fiesta mortal del Madrid Arena - ÓSCAR DEL POZO

Pues bien, el 8 de octubre de ese año llega al registro de entrada del Consistorio de Ana Botella la solicitud de Diviertt S. L., la mercantil de Flores que se encargaría de la fiesta de Halloween, la petición del alquiler del Madrid Arena. En ese documento, se acuerda que, al tratarse de un acontecimiento con un aforo superior a 5.000 personas (se comunicaron 7.000, luego se dijo que se habían vendido 9.560 entradas y posteriormente se supo que fueron el doble) y dos días de ocupación, el precio sería de 20.000 euros más IVA, sin contar el abono de otros servicios. El pago de la primera mitad debía materializarse a la firma del contrato y el resto, mediante un cheque que venciera el 1 de diciembre de 2012.

El 22 de octubre, María Cabeza Quirós (directora de Operaciones de Madridec); y los ahora procesados en el caso Arena Francisco del Amo (coordinador de Proyectos y Operaciones) y Rafael Pastor (director de Seguridad y Emergencias) firman la condonación de una deuda de Flores de 15.711,24 euros. Del Amo y Pastor se sentarán en el banquillo por el caso Arena.

El cliente VIP municipal

La mencionada cantidad la exigían por los consumos de electricidad y gas natural del Space of Sound 2012, celebrado poco antes en la Caja Mágica. «Debido a que la instalación no consiguió los estadios de temperatura suficiente para que el público se encontrara en condiciones de confort, el cliente recibió numerosas quejas y le prestaron varias hojas de reclamaciones». Madridec asume la queja de Flores y añade, como argumento para la «bula» del impago: «Actualmente, este cliente dispone de un convenio para la celebración de varios eventos en nuestras instalaciones durante lo que queda de año y el año próximo. Para lo que se solicita la anulación de la oferta de servicio correspondiente a los consumos anteriormente citados». En definitiva, que Miguel Ángel Flores era un cliente VIP del Consistorio.

Curiosamente, ese «perdón» de la deuda se produce dos días antes de que, el 24 de octubre, Diviertt y Madridec firmaran el contrato para la «Thriller Music Park». Y aquí es donde está la sorpresa: porque, en vez de los 20.000 euros más IVA especificados en la solicitud inicial y en las tarifas oficiales del Ayuntamiento, el precio se queda en 12.000 más IVA. Además, al empresario le quedaban por pagar otros 11.892,85, más una comisión de demora de 475,71 euros, por otros dos eventos, de ese mismo octubre: el Klubber’s Meeting Steve Aoki y Paul Kalbrenner y el Infinita 2012. Unas deudas que no fueron obstáculo para volver a contratar con el mismo empresario.