Galcerán, en el Pleno del martes
Galcerán, en el Pleno del martes - YOUTUBE

La edil de Tetuán: «Lo normal es que en las marionetas la bruja ahogara a los curas, policías y jueces»

Montserrat Galcerán, cuestionada por el episodio de los titiriteros, justifica en el último pleno del distrito el contenido de la obra aunque no el exceso de violencia

MadridActualizado:

El Pleno de la Junta de Distrito de Tetuán del pasado martes se convirtió en un auténtico circo más que en un instrumento de gestión política. La encargada de su control, la concejal-presidenta del distrito, Montserrat Galcerán, hizo dejación de sus funciones a la hora de poner orden en la sala. Además de los insultos que se profirieron («fascistas», «chorizos», «corruptos») desde la bancada del público a los representantes del Partido Popular, Galcerán consistió que una propia del público se levantara, se dirigiera frente a los ediles del PP y los intimidara golpeando el mostrador desde donde hablaban.

Los abucheos y alguna palabra malsonante llegaron cuando la portavoz adjunta del PP, Natividad Gil, criticó la actitud de Carolina Bescansa por llevar a su hijo al Congreso. Cuando la portavoz recordó el episodio de los titiriteros, los gritos volvieron. Esta pidió a Galcerán que pusiera orden y la presidenta la interrumpió para pedirle que no provocara a la gente, permitiendo el descontrol. Los aplausos precedieron a sus palabras. Gil continuó y recordó la situación de Rita Maestre tras su asalto a la capilla y el público de nuevo se sublevó. «Respete la dignidad de las autoridades públicas», recriminó Galcerán a la política popular. Más tarde intervino Manuel Gómez, uno de los vocales vecinos de PP, y una mujer del público, visiblemente alterada, se dirigió hacia ellos llamándoles «sinvergüenzas» y «corruptos» y les recriminó que su gobierno no le había hecho caso. Golpeó la mesa donde estaban los populares y, tranquilamente, se acercó el portavoz de Ahora Madrid para dirigirla hacia los bancos de nuevo. Todo ello ante la impasibilidad de Galcerán.

«Somos radicales»

Casi al término de la sesión, la concejal del distrito intervino en su turno para dar su opinión sobre lo ocurrido en febrero. Galcerán reconoció el adjetivo que utiliza el PP para definir a los concejales de Ahora Madrid: «radicales». «Obviamente somos radicales ¿por qué? Porque no queremos que continúe la situación de deterioro en la que hemos vivido en los últimos años. ¿Que podemos cometer errores? No lo dudo. Obviamente. Todo el mundo comete errores. Pero ustedes son especialistas en que en cuanto hay una pequeñita cosa la convierten en lo único posible que se ve», consideró en referencia a la crisis de los titiriteros.

Sobre este asunto, el PP presentó una moción para la protección de los niños. Galcerán consideró que todos los menores «deben sentirse protegidos, no solo los de las clases altas que pueden encontrarse un espectáculo que les rasga las vestiduras porque jamás han visto este tipo de cosas».

La edil de Carmena normalizó la programación de los títeres: «No digo que defiendo que haya un exceso de violencia en un espectáculo de ficción, pero todos hemos sido niños y yo recuerdo cuando iba a las marionetas que lo normal era que las bruja acabaran ahogando a los representantes de las autoridades: los curas, los policías, los jueces».Su reflexión arrancó la ovación de una amplia mayoría de los presentes.