Pablo Iglesias, en una imagen tomada en la Complutense en junio de 2016
Pablo Iglesias, en una imagen tomada en la Complutense en junio de 2016 - JAIME GARCÍ

El dilema de Iglesias: expulsar o mantener a los ediles del Ayuntamiento

Podemos decidirá esta semana qué hacer con los insurrectos ante la crisis desatada en Madrid

MadridActualizado:

La insurrección en Podemos zarpa sin freno y Pablo Iglesias tiene que poner un cortafuegos que no provoque la desaparición de su ya esquelético partido tras la crisis desatada en Madrid. La Ejecutiva decidirá estos días qué hacer con los insurgentes: mantenerlos o sacarlos de las filas. A mediados de noviembre, la dirección nacional suspendió cautelarmente de militancia a los seis concejales de la formación en Ahora Madrid por cerrar filas en torno a Manuela Carmena. La amenaza que pesa sobre sobre su futuro en la formación es la de la expulsión directa si se presentan definitivamente a la lista de la regidora sin haberse sometido a las primarias internas, una herramienta con la que el líder de Podemos quería colocar en los puestos más altos a gente de su confianza, como el ex Jemad Julio Rodríguez.

Rita Maestre, Jorge García Castaño, José Manuel Calvo, Paco Pérez, Esther Gómez y Marta Gómez Lahoz lo tienen claro: continuarán con el proyecto municipal a espaldas de Iglesias y en la posición que predisponga la alcaldesa. Por ello, dejarían de pertenecer al partido cuando la lista de Más Madrid sea oficial .

Pero la maniobra de Íñigo Errejón y su equipo para concurrir a los comicios de la Asamblea con la marca de Carmena, Más Madrid, ha dado un giro de guión inesperado en Princesa, el cuartel general de Podemos. Si adoptan la decisión de echar a los ediles de la ciudad, también tendrán que eliminar a los que se empotren en la lista del secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos.

Dos versiones

Oficialmente, desde Podemos informan de que no se ha decidido qué hacer con las voces disonantes y que se va a decidir estos días con una reunión de la Ejecutiva. Los pablistas afirman que Errejón ya no milita en Podemos voluntariamente, mientras que su portavoz garantiza que se mantiene inscrito.

Lo que ocurrió en Andalucía es el ejemplo de que Podemos tiene buenas tragaderas para no perder peso. La anticapitalista Teresa Rodríguez retó al líder de la formación presentándose a los comicios de diciembre con una denominación nueva, Adelante Andalucía, obviando las imposiciones de la cúpula. Tras la tormenta, llegó la paz e Iglesias acabó apoyando a la diputada autonómica.

En Madrid, el líder del partido ha tensado demasiado la cuerda y ahora Errejón representa el relevo generacional que dará continuidad al proyecto de Carmena. La estructura jerarquizada de Iglesias en torno a su propia figura ha abocado a la eclosión de numerosos «spin-off» que van a adelgazar su poder hasta los sótanos de la influencia política.