COMUNIDAD

La deuda de juego que acabó con un chino degollado en un descampado de Móstoles

El presunto homicida viajó en coche con la víctima y su acompañante, a la que hirió, durante 25 kilómetros. Horas después se entregó en la comisaría de Carabanchel

MadridActualizado:

Un ajuste de cuentas está detrás del crimen de un ciudadano chino que apareció degollado pasada la medianoche del viernes en un descampado situado junto al centro de exámenes de conducir de la DGT de Móstoles. El móvil fue una importante deuda que la víctima, de 30 años, tenía contraída con el presunto homicida motivada por un conocido juego entre ciudadanos orientales, indicaron fuentes policiales.

El prólogo del suceso comenzó en Las Rozas, municipio donde residía el muerto y su acompañante, una mujer de 50 años también chinos. De ahí salieron los tres en el coche de las víctimas. El presunto homicida les obligó a conducir 25 kilómetros, hasta la salida 16,5 de la A-5 en donde arrojó al varón, con un profundo corte en el cuello y a escasos metros, dejó a su acompañante, con una cuchillada en una rodilla, informó una portavoz de Emergencias-112 Comunidad de Madrid.

Muy cerca, quedó aparcado el vehículo, cuyo interior estaba completamente ensangrentado. Horas después, el presunto autor se entregó en la comisaría de Carabanchel y confesó lo ocurrido. La herida estaba aterrorizada y no contó absolutamente nada.

Semana negra

Alguien les seguiría para dar cobertura al homicida confeso o estaba en el lugar para recogerle y dejar ahí a la pareja.

Esta ha sido la cuarta muerte en apenas 36 horas, tras el triple crimen de Usera. Se trata de la semana con más muertes violentas del año, que suman un total de 25 hasta la fecha, por lo que se superará la cifra de 31 con la que se cerró 2015, un récord en cuanto a las más bajas.