Jonathan Ariel, el joven asesinado, con su novia
Jonathan Ariel, el joven asesinado, con su novia - ABC

Detenidos los presuntos autores del asesinato del joven de «Sanse»

La Policía descarta que el crimen se produjese por una discusión de tráfico y se centra en investigar un homicidio planificado

MADRIDActualizado:

La Policía Nacional ha detenido esta noche a tres personas fuera de la provincia de Madrid por el asesinato de Jonathan Ariel Barrios Arriola, el joven argentino de 21 años apuñalado en la noche del martes en una calle de San Sebastián de los Reyes, han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Aunque no se ha desvelado la identidad de los tres detenidos, la madre y el padrastro del joven señalaban ayer que los autores del crimen podrían ser los porteros de la discoteca en la que había trabajado hace unos meses.

Por su parte, la Policía Nacional ya ha descartado el móvil de una discusión de tráfico, que el que en un primer momento se valoró debido a que los sucesos se originaron en un paso de cebra con rasante, que supuestamente los ocupantes de la furgoneta en la que viajaban los autores se habían saltado indebidamente.

Sin embargo, tras hablar con la novia del fallecido, Liz, y otros testigos, los agentes del Grupo V de Homicidios creen que el joven conocía a sus asesinos, por lo que investigan si se trata de una venganza o ajuste de cuentas.

Gracias a los datos dados por la novia del joven, que le acompañaba paseando al perro en ese momento, los investigadores identificaban ayer a las propietaria de la furgoneta Renault (que no consta como robada) en la que viajaban los asesinos, y de la que se bajaron dos de ellos, mientras que otro individuo permaneció al volante a la espera. Este dato, la rapidez de lo ocurrido y la ausencia de discusión previa, apuntan a que se trata de un homicidio planificado.

«Fueron a por él»

Ayer, tras despedir en el cementerio de la Paz de Tres Cantos al joven, su padastro manifestaba que «no le pasó nada de tráfico» y que «fueron a por él». «El dueño de la discoteca le han mandado a los gorilas para que le dieran un susto y del susto han pasado a golpes y todo eso», dijo.

También indicó que al joven ya le habían agredido los mencionados porteros por reclamar el dinero que supuestamente le debían por trabajar como pinchadiscos allí y por defender a una compañera. «Y esa chica, que hable, que dé la cara como mi hijo la ha dado por ella», añadía la madre.