Jonathan y su novia, en una imagen cedida por su entorno
Jonathan y su novia, en una imagen cedida por su entorno - ABC
Sucesos

Buscan a tres matones por asesinar a joven argentino en «Sanse»

Su familia dice que «fueron a por él» si bien la Policía no descarta tampoco una riña de tráfico

MADRIDActualizado:

«¡Ayuda, por favor! ¡Socorro!». Esos fueron los gritos desesperados de Liz, la novia de Jonathan Ariel Barrios Arriola, un argentino de 21 años herido de muerte cuando transitaban a la altura del número 2 del paseo de Europa de San Sebastián de los Reyes. Fue poco antes de las diez de la noche del martes. La pareja estaba paseando tranquilamente cuando tres individuos que se bajaron apresuradamente de una furgoneta le agredieron, prácticamente, sin mediar palabra. Provistos de una barra de hierro, le golpearon en la cabeza y con un cuchillo le asestaron dos puñaladas por la espalda, una de las cuales fue asestada con tanta virulencia, que le seccionó la aorta y le provocó un neumotórax. Tras consumar el brutal ataque, los sujetos se dieron a la fuga, mientras Liz era un mar de lágrimas.

De inmediato, el 112 recibió una llamada. A su llegada, los sanitarios de Summa relevaron a los agentes de la Policía Local que estaban reanimando a la víctima. Se encontraba en parada cardiorrespiratoria y, tras efectuar las maniobras de resucitación durante 50 minutos, tuvieron que certificar su fallecimiento. Una de las heridas le afectó a la aorta, provocándole una hemorragia interna que le causó la muerte. La otra incisión la tenía en el costado derecho y era de menor entidad.Poco después acudió hasta el lugar Reina, la madre de la víctima, residente en el cercano municipio de Alcobendas, que, sin cesar de llorar, se fundió con la novia de su hijo en un abrazo.

El Grupo V de Homicidios de la Brigada de la Policía Judicial se ha hecho cargo de las investigaciones. No descarta que los tres sujetos y la víctima se conocieran y, quizá, hubieran tenido algún problema que los atacantes consideraran que tenían que vengar. También barajan que el móvil fuera una disputa de tráfico, cuando Jonathan y Liz se disponían a cruzar por el paso de peatones con resalte y los ocupantes del vehículo, por lo que fuese, se molestaran al ser recriminados por algún motivo. Varios testigos de los hechos anotaron el número de la matrícula de la furgoneta, que no figuraba como robada. Los investigadores han hablado con su dueño, que nada tiene que ver con los hechos y busca a los tres autores, que tienen identificados. «Son de aspecto gitano», precisaron los testigos. Al cierre de esta edición, no había detenidos.

Iba a cumplir 22 años

«Estos tres matones han ido a por él, estoy seguro de ello», repetía ayer Christian, el padrasto del joven, que el próximo día 19 de julio iba a cumplir 22 años. Indicó que el fallecido había estado trabajando en una discoteca hasta hacía poco y que era un buen chaval. No tenía antecedentes policiales. Amante del fútbol, en concreto del River Plate de su Buenos Aires natal y del Real Madrid, su asesinato conmocionó a sus conocidos de España y del otro lado del charco.