Así será el futuro estadio de atletismo de Vallehermoso
Así será el futuro estadio de atletismo de Vallehermoso - ABC

Cinco constructoras rechazan levantar el estadio de Vallehermoso

El Ayuntamiento tenía que haber comenzado las obras en octubre; acumula ya cuatro meses de retraso

Actualizado:

Hace una década que se demolió y vació el antiguo estadio de Vallehermoso sobre el que «voló» el célebre atleta Carl Lewis, «el hijo del viento». Construido en 1957 sobre un cementerio, la infraestructura estaba «obsoleta» y « muy deteriorada». El Ayuntamiento de Madrid retomó el año pasado el proyecto que el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón encargó en 2007 al estudio Cano Lasso para la candidatura olímpica. Pero la zona continúa, diez años después, con ese aspecto lúgubre. El cráter de 12 metros de profundidad se muestra todavía como una herida abierta en el corazón de Chamberí.

Las obras tenían que haber comenzado el pasado 1 de octubre y tenían una duración de un año. El presupuesto inicial es de 17 millones de euros, de los cuales 1,7 millones estaban incluidos en los presupuestos de 2017 y los 15,3 restantes, en 2018. El objetivo del Consistorio era inaugurar el nuevo complejo en octubre de este año. No obstante, los trabajos ya acumulan, de momento, cuatro meses de retraso. La demora en la licitación ha provocado que 5 de las 17 empresas que se ofrecieron para construirlo, se hayan retirado de la pugna.

Cuando los operarios comenzaron el vaciado del complejo en 2008, Madrid aún competía para albergar los Juegos Olímpicos y, por entonces, muchas empresas aún se mostraban interesadas en la construcción del estadio. Pero el fracaso de la candidatura madrileña y la crisis arramblaron con todo. El concurso quedó desierto y ya era demasiado tarde.

Esta vez, el escenario económico es distinto y el proyecto se ha simplificado. El problema que argumentan algunas de las compañías que han rechazado la construcción del nuevo estadio es que «la variación en los precios de los materiales» por el retraso en la licitación «hace inviable su oferta». La licitación se abrió en julio de 2017 y el plazo de presentación de las ofertas finalizaba el 28 de agosto. Al final, la apertura de propuestas se produjo el 12 de octubre, una vez pasado el límite que establece la Ley de Contratos del Sector Público para que las compañías puedan retirar sus presupuestos sin justificación.

«Desproporcionados»

Según consta en las actas de la Mesa de Contratación, consultadas por ABC, el 2 de octubre se descartaron dos candidaturas porque sus presupuestos eran «desproporcionados». En esa misma reunión se hace la primera propuesta de adjudicación por 11.887.951,23 euros a Orthem Servicios, empresa del grupo Abengoa, en situación de preconcurso de acreedores. El 23 de octubre, dicha compañía informó que descartaban la realización del proyecto porque creía que su «oferta inicial es inviable económicamente».

Apenas veinte días después, se propuso la adjudicación a la siguiente oferta más baja: a la empresa Conacon, S.A., por 12.392.416,73 euros. Ésta rechazó el encargo ya que explicaron que se produjo una «elevadísima subida del precio» del acero corrugado del 11% entre julio y octubre. Este material supone, según argumentaron en el escrito, la partida más importante del presupuesto, que ascendía a un 10%.

Tras esta nueva negativa, el 8 de noviembre, el Ayuntamiento adjudicó el proyecto al tercero de la lista: Levantina, Ingeniería y Construcción S.L., por 12.480.896, 34 euros. La Dirección General de Deportes retrasó entonces, una vez más, el inicio de las obras hasta el pasado 4 de enero. Indicaba también, que se ejecutarían en 10 meses, ya que esta compañía se había comprometido a reducir el plazo de construcción en ocho semanas. No obstante, esta empresa renunció al no presentar la documentación requerida.

En el alero

Por ello, se hizo una cuarta propuesta, que recayó en Construcciones Sánchez Domínguez-Sando, S.A., por 12.921.760, 40 euros. El 28 de noviembre, envió un escrito en el que también declinaba encargarse del proyecto. El Consistorio, una vez más, lo intentó con OHL, cuya propuesta era de 12,9 millones. Sin embargo, la respuesta volvió a ser negativa: «Transcurrido el dilatado tiempo desde la apertura de ofertas, donde no estábamos en situación preferente, nos vemos en la situación de declinar su propuesta». Quien tiene ahora la pelota sobre su tejado para ejecutar el que aspira a ser «el cuartel general del atletismo» español es Becsa, la sexta oferta de la lista.