Bar «El Brillante», en la glorieta de Atocha, donde sirven los bocadillos de calamares más famosos de Madrid
Bar «El Brillante», en la glorieta de Atocha, donde sirven los bocadillos de calamares más famosos de Madrid - ISABEL PERMUY

El bocata de calamares, un icono de Madrid

El Ayuntamiento de la capital lanza una «app» para móvil para promocionar uno de los bocadillos más famosos

MadridActualizado:

En Madrid, el bocata es un asueto sagrado, y ya no digamos el bocata de calamares, que es el emperador de los bocatas del foro, porque en Madrid no hay playa, pero sí mercancías del mar que tampoco hay. El Ayuntamiento, que está a pescar en secano, acaba de echar a funcionar una aplicación móvil donde el bocata de calamares se aúpa de icono turístico. Icono, sí. Como el Bernabéu, el cocido o la Cibeles, pero en otro plan. Como el famoso de televisión, que es asimismo un icono al que vienen buscando los gentíos, desde provincias, para hacerse el «selfie» histórico. O incluso desde el extranjero.

Pues ahora se puede venir a cazar un famoso para la foto de álbum familiar, y mientras lo cazas o no lo cazas vas y te pillas un bocata de calamares bajos los pórticos de la Plaza Mayor. La condición de icono, en el arte, o en las costumbres, es asunto siempre discutible, pero esto del bocata de calamares ha estado siempre ahí, en pie de madrileñismo, como la Puerta del Sol.

El Ayuntamiento de Madrid se está poniendo muy atareado en problemas de minucia, y ahora tiene urgencia en darles auge a los iconos de la ciudad. De pronto se ha visto que tenemos bocata propio, el humilde y celestial bocata de calamares, que nos defiende y promociona la ciudad como Sergio Ramos o la Puerta de Alcalá con Gran Vía. Y le han montado al bocata una «app» para el teléfono móvil.

A mí este alarde no me parece mal, porque el bocata de calamares merece una oda de nuevo Neruda, pero a falta de nuevos Nerudas tenemos al Ayuntamiento, que inventa una «app». El bocata de calamares carga algo de obrero de los bocatas, en general, y si te lo hacen bien, como en algunos bares varios y añejos de la glorieta de Atocha «El Brillante»), resulta que vas comido para un par de juergas, pero si te lo hacen mal, como en algunos de los bares de la zona, te han colocado una mala artesanía de fritanga.

Por eso en la «app» del Ayuntamiento proponen afinar una ruta del bocata célebre, y hasta han convocado un concurso «on line» de recetas del bocata en cuestión, recetas que serán sometidas a un tribunal de solventes blogueros gastronómicos, a la vuelta del verano. Todo, en fin, para usar del tirón, ante el futuro futuristeo, un bocata barato que parecía olvidado, pero no. Aunque ahora ya sabemos que podemos convidar a los viajeros a un icono. El icono de clamares. Se sirve en barra. Lo de siempre, más una «app».