Tellado y Pastor, con Alfonso Rueda, Román Rodríguez, José Crespo y otros miembros del PP, este sábado, en el Auditorio Municipal de Lalín
Tellado y Pastor, con Alfonso Rueda, Román Rodríguez, José Crespo y otros miembros del PP, este sábado, en el Auditorio Municipal de Lalín - XOÁN REY/EFE
Lalín

Tellado advierte ante el 28-A que «no hay PP fuera del PP, solo hay un PP»

El secretario general pide concentrar el voto «a favor» de Pablo Casado y «en contra» del PSOE y Pedro Sánchez

LalínActualizado:

Todo jugaba a la contra. Sábado Santo, jornada a caballo entre festivos; cinco de la tarde, horario de partido de fútbol de antaño; día soleado, temperatura más que agradable. Una acumulación de elementos adversos que no supusieron ningún problema para la maquinaria del PPdeG. Había mitin en el Auditorio Municipal de Lalín y la sala se llenó. Hubo, incluso, quien lo presenció de pie, al fondo, tras las hileras de butacas donde, eso sí, a la audiencia se la veía algo pesada y no tan efusiva como en otras convocatorias. Culpa de un horario más proclive a digerir la comida que cinco discursos. Culpa de una campaña que, por los cálculos de Pedro Sánchez, ha habido que acomodar a los ritmos de la Semana Santa.

Una campaña que, además, es «doble», por la cercanía con las municipales, como subrayó Miguel Tellado, quien advirtió de que «necesitamos ganar y arrasar para poder gobernar». Qué mejor sitio para recordarlo que Lalín, donde el PP cedió la alcaldía en 2015 por un puñado de votos. Bien lo sabe José Crespo, que aspira a recuperar el bastón de mando, y que dedicó un «chilindrín» a Pedro Sánchez. Otro lalinense, Román Rodríguez, recordó a sus vecinos que «en el centro está el PP».

Ante el 28-A, si algo preocupa a los populares es que se divida el voto y esto se traduzca en pérdida de escaños. De ahí que el secretario general del PPdeG no escatimara en pedagogía electoral. «No hay PP fuera del PP. Solo hay un PP», advirtió Tellado. «No hay herederos del PP fuera del PP, ni hay legado del PP fuera del PP». Solo su partido, incidió, cuenta con «40 años al servicio» del país y de la Comunidad. Quien «reivindique» el galleguismo, el centrismo, el reformismo y la defensa de España y Galicia fuera del país «trata de engañaros», expuso.

Tellado dio recorrido a la otra gran idea-fuerza: o Pedro Sánchez sigue en La Moncloa o le desaloja Pablo Casado; no hay más opciones. De ahí que pidiera un voto «a favor» de su partido, pero también un «voto en contra» del PSOE y su candidato. Un «voto de castigo» por el que ha infligido el propio Sánchez a todos los sectores económicos gallegos en diez meses. El objetivo es «que Galicia cuente para el próximo Gobierno de España, que esté presente en la hoja de ruta», algo que no vendrá de la mano de los socialistas: «De Pedro Sánchez no podemos esperar absolutamente nada», mientras el PSdeG «calla la boca reiteradamente, de forma cómplice». «Galicia siempre fue una tierra que apostó por la estabilidad institucional y siempre nos fue bien. Nunca quisimos ser más que nadie pero tampoco menos que nadie», por lo que no se pueden «consentir los constantes desprecios» de Sánchez. «Os pido que vayamos a por todas. Siempre que salimos a ganar, acabamos ganando. Estoy convencido de que podemos ganar», alentó Tellado.

Sánchez:«campaña light»

Cerró el mitin Ana Pastor, que a continuación se marchaba rauda a otro acto —toca echar el resto; Feijóo adelanta a hoy un regreso fijado para el lunes—, y que dedicó buena parte de su intervención a exponer el currículum de Sánchez: «Vaya compañeros de viaje tiene», ironizó, «lo mejor de cada casa: los señores en prisión, los señores de Bildu, los independentistas, Podemos, que son comunistas aunque no quieran llamarse así...». Esto en lo tocante a sus socios en La Moncloa, porque en lo económico, advirtió, no presenta mejores credenciales: «Este señor que se llama Sánchez va a hacer bueno a Zapatero».

«Le ha cambiado hasta el tono de voz», fue otra de las perlas que la cabeza de lista por Pontevedra dedicó al candidato socialista, a quien afeó que ahora se presente como «moderado». «¿Le dejaríais las llaves del coche o de la casa?», preguntó al público con retranca. Un Sánchez que promueve una «campaña light» con la que el PP puede «ir a la oposición». Que rechaza los cara a cara: «Nosotros queremos debates, tenemos mucho que contar y nada que esconder». Queda una semana exacta para las elecciones. Avisó Pastor: «Aquí no nos chupamos el dedo. Sabemos lo que nos jugamos».