Los hechos ocurrieron el 1 de enero de 2016 en la localidad lucense de Burela
Los hechos ocurrieron el 1 de enero de 2016 en la localidad lucense de Burela - MIGUEL MUÑIZ
Tribunales

Piden dos años de cárcel y expulsión del país por un intento de violación en Año Nuevo

El procesado invitó a la mujer a su casa y allí la agarró fuertemente sin atender a su negativa a mantener relaciones sexuales. Ella consiguió escapar a patadas

Actualizado:

La Audiencia Provincial de Lugo celebrará este jueves el juicio contra un hombre acusado de una agresión sexual cometida en la mañana de Año Nuevo de 2016 contra una mujer a la que había pedido que le acompañase a casa. La Fiscalía solicita para el procesado dos años de prisión, tres años de alejamiento e incomunicación por cualquier medio con la víctima, control judicial posterior al cumplimiento de la pena y expulsión del territorio español, con prohibición de regesar al país en un plazo de cinco a diez años, «salvo que se acredite en el acto de la vista oral que no proceda dicha expulsión por resultar desproporcionada atendiendo a las circunstancias personales del acusado en particular a su arraigo en España».

Según el relato de los hechos recogido en el escrito de calificación, «en la mañana del día 01/01 2016 cuando se encontraba en su domicilio en la localidad de Burela en compañía de M. R. F., a la que momentos antes la había invitado a que le acompañase a su casa, guiado por un ánimo libidinoso, por la intención de atentar contra su libertad la agarró fuertemente por los brazos y la tiro sobre la cama donde empezó a besarla en la boca». «Manifestada la negativa de M. a mantener relaciones sexuales con el acusado —prosigue la acusación—, este para vencer su resistencia comenzó a separarle las piernas hecho ante el cual M. con decidida oposición comenzó a darle patadas pudiendo finalmente liberarse de su agresor y abandonar la vivienda».

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Viveiro ya dictó días después de los hechos una orden de alejamiento que prohibía al acusado acercarse a menos de 500 metros de la denunciante.