Gonzalo Caballero, con compañeros de su grupo, esta mañana en el Parlamento gallego
Gonzalo Caballero, con compañeros de su grupo, esta mañana en el Parlamento gallego - MIGUEL MUÑIZ
ASUME EL CARGO

Gonzalo Caballero se estrena en el Parlamento y promete ser la sombra de Feijóo

El secretario general del PSdeG intervendrá en «aquellos temas que nos parezca más relevante que participe»

SANTIAGOActualizado:

Casi dos años después de asumir el liderazgo del socialismo gallego, Gonzalo Caballero ha aterrizado al fin en el Parlamento autonómico. Este miércoles, en el Pleno extraordinario que ha designado a María Dolores Fernández Galiño como nueva Valedora do Pobo, Caballero ha prometido el cargo desde su escaño, el que hasta ahora ocupaba el portavoz del grupo, Xoaquín Fernández Leiceaga, sentado ahora a su izquierda.

Se da la circunstancia de que Alberto Núñez Feijóo no había accedido todavía al hemiciclo cuando ha asumido formalmente su nueva responsabilidad. Con quien se le ha visto departir es con Luís Villares, portavoz del Grupo Mixto, quien se ha acercado a saludar al secretario general del PSdeG. Junto a él, su compañera María Teresa Porrit también ha prometido el cargo en su primer día en la cámara. Ana Pontón, portavoz del BNG, no ha acudido al Parlamento.

Caballero se ha estrenado participando en la votación de la nueva Valedora. Minutos antes ha citado a los medios de comunicación ante las oficinas del Grupo socialista, para asegurar que «cada vez que Feijóo acuda y comparezca en el Parlamento gallego, como presidente del grupo socialista estaré para contrastar su plantemiento». Los socialistas seguirán como hasta ahora, con Leiceaga llevando las riendas, salvo en «aquellos temas que nos parezca más relevante que yo participe». Todo apunta a intervenciones puntuales.

Caballero no ha ocultado que considera que aterriza en el momento propicio: a sus ojos, el PP está en «retroceso» y el PSOE va al alza, como considera que recogen las «encuestas». Desde el hemiciclo, en lo que queda de legislatura, en principio hasta otoño de 2020, espera poder lanzar el mensaje de que «hay un partido preparado para darle un cambio al Gobierno de Galicia».

Para el final, una andanada a Feijóo: «Trasladó una imagen de poder a lo largo de mucho tiempo, que intentó engañar a la ciudanía sobre su gestión política a lo largo estos 10 años. Me corrresponderá confrontar y trasladar a Feijóo el descontento, las inquietudes y los problemas de los ciudadanos en el día a día, que no llevan subidos 25 años en el coche oficial como él, y que saben que Galicia necesita un cambio. Mientras a Feijóo le fue muy bien en el poder político, a los gallegos les fue peor», ha apostillado.