Manos pintadas de rosa en el Día Mundia de la
Manos pintadas de rosa en el Día Mundia de la
Día Internacional

El cribado del cáncer de mama bajó más del 20% la mortalidad esperada

El 92% de los tumores diagnosticados en el marco del programa gallego se detectan en estadíos iniciales

SantiagoActualizado:

En el año 1992, con el ánimo de anticiparse a la enfermedad, adelantar los diagnósticos y multiplicar así las probabilidades de éxito frente al cáncer de mama, la Consellería de Sanidade puso en marcha el programa de cribado, un sistema de revisiones periódicas dirigidas a mujeres de entre 50 y 69 años —la franja de edades se fue ampliando con los años—, que en sus más de 25 años de recorrido ha permitido la detección de más de ocho mil tumores.

El hecho de destapar el tumor en revisiones de rutina, antes por tanto de la expresión de síntomas, ha hecho posible que el 92% de los casos diagnosticados dentro del plan se encontrasen en estadíos iniciales y un 66% cuando todavía no se había producido afectación ganglionar. Tiempo ganado a la enfermedad que se ha traducido en un incremento de la supervivencia: según un estudio realizado a partir de datos sobre la incidencia de la enfermedad entre 1980 y 2012, la mortalidad por cáncer de mama en mujeres gallegas que participan en las revisiones de cribado descendió en más de un 20% respecto a la prevista sin la intervención de estos planes de diagnóstico precoz. Y el porcentaje, informó ayer la Consellería de Sanidade en una nota de prensa difundida en el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, crece si se calcula en el supuesto de grupos de cribado en los que se alcanza una participación superior al 50% (caso del plan gallego), acortando el riesgo de morir como consecuencia de esta enfermedad oncológica en un 29%. No obstante, matiza la Consellería, el efecto de la participación en el cribado no puede cuantificarse de forma aislada a otros factores que también intervienen en el alza de la supervivencia, como la mejora de los tratamientos disponibles, por lo que no es posible atribuir el 100% de la ventaja comparativa al éxito de los programas.

Mayor supervivencia

Entre 1992 y 2016 se diagnosticaron dentro del programa 7.998 casos, lo que deja una tasa de 3,57 por cada mil mujeres exploradas. En el periodo 1996-2009, las mujeres participantes presentaron mejor supervivencia que las del mismo grupo de edad diagnosticadas al margen del programa: 84,5% frente al 83,1% a los cinco años de seguimiento, y 76,4% a los diez años.

.