Un mendigo pide limosna en las calles de Valencia
Un mendigo pide limosna en las calles de Valencia - ROBER SOLSONA
Sociedad

Cáritas denuncia que las tasas de pobreza en Valencia superan la media nacional

Casi 100.000 personas han recibido apoyo de la entidad y la situación no ha vuelto a los niveles de antes de la crisis de 2008

VALENCIAActualizado:

Cáritas Diocesana ha revelado que las tasas de pobreza en Valencia superan la media nacional "un año más" y que no se ha vuelto a indicadores de antes de la crisis de 2008, más bien al contrario, "sigue creciendo la desigualdad entre las personas más vulnerables".

Así lo han destacado este miércoles los responsables de la entidad, en la presentación de su Memoria Institucional 2018, una situación negativa "a pesar de que los indicadores macroeconómicos muestran una leve recuperación" en la Comunitat Valenciana. No obstante, Cáritas ha indicado que esa mejoría "no alcanza a toda la población por igual".

"No estamos mejor que en 2008, el año de la crisis", ha señalado a este respecto el director de Cáritas Diocesana de Valencia, Ignacio Grande, que ha presentado la memoria en rueda de prensa junto a la secretaria general de esta organización, Fani Raga, y el obispo auxiliar de Valencia, Arturo Ros. Grande ha subrayado la "cronicidad de la pobreza y la exclusión" en determinados grupos de población y ha comentado que "las situaciones de vulnerabilidad y exclusión son cada vez más complejas".

En esta línea, ha advertido del "riesgo" que supone que "la pobreza deje de ser una lacra a combatir" y pase "a ser un hecho que se acepta". "Preocupa que se conviertan en un hecho normalizado", ha afirmado, al tiempo que ha expuesto que la memoria del pasado año constata también que la sociedad actual "es frágil" y que "muchas familias no podrán superar otra crisis", que "la desigualdad se enquista", que "el empleo sigue sin ser garantía para salir de exclusión".

Voluntarios

No obstante, Ignacio Grande ha considerado "positivo" que ante eso "parte de la sociedad se rebela y trabaja para dignificar la vida de los más vulnerables" y ha valorado así la labor que en 2018 han desarrollado las 6.398 personas -6.274 voluntarias, el 52 por ciento en edad laboral- que han trabajado en Cáritas Diocesana de Valencia.

A lo largo del pasado ejercicio, fueron 45.045 las personas atendidas en el conjunto de la Comunitat Valenciana por Cáritas y 98.610 las beneficiarias de sus servicios a través de sus 686 observatorios parroquiales, sus 9.570 voluntarios y de los 16.894.512 euros invertidos.

En el caso de Cáritas Diocesana de Valencia, fueron 20.196 las personas atendidas en 2018 y 50.130 las personas beneficiarias de su actividad, como han apuntado sus responsables. La entidad invirtió en esta demarcación 4.403.205 euros -52% apoyo a infancia y familia; 21% a colectivos en exclusión severa; 6% a empleo, 11% a sensibilización a la comunidad y 10% otros-, y 2.868.241 euros en ayudas a atención primaria -64% alimentación, 14% alquileres, 10% suministros, 3% farmacia -la organización ha defendido la sanidad universal como "derecho fundamental"-, 3% educación y 6% otros.

Fani Raga ha manifestado que "la curva de descenso" de los últimos años "se desacelera y parece estabilizarse", por lo que ha afirmado que será necesario "seguir observando" esta tendencia en el tiempo. En este punto, ha insistido en la conveniencia de vigilar "la cronificación de las situaciones de pobreza" de las personas atendidas por Cáritas ya que lleva a dejarlas "atrapadas en realidades de exclusión de las que cada vez es más complicado salir", especialmente, para "la población más vulnerable".

Un joven revisa el contendo de los contenedores en Valencia
Un joven revisa el contendo de los contenedores en Valencia - EFE

La secretaria general de la entidad en Valencia ha precisado respecto al perfil de quienes se benefician de la actividad de la entidad que los colectivos que más demandan su apoyo son "parejas jóvenes y mujeres solas con hijos menores, personas solas y personas migrantes en situación de irregularidad administrativa". En 2018 se ha apreciado un leve incremento de las personas migrantes que han accedido a los servicios de Cáritas a solicitar ayuda (53 por ciento) y también de mujeres (76 por ciento).

Familias vulnerables

En cuanto al perfil, Raga ha agregado que de la Memoria Institucional de 2018 se desprende que el 30 por ciento de personas que se dirigieron a Cáritas Diocesana de Valencia lo hacían por primera vez por "fragilidad, precariedad y vulnerabilidad familiar", y que el 70 por ciento eran ya conocidas por la entidad, usuarios cuyos "problemas se agravan" o con situaciones que "acaban cronificándose" y que hacen que "la ayuda se alargue".

Los responsables de Cáritas Diocesana de Valencia han comentado que los porcentajes, entre 2008 y 2017 de personas que no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos ha creció en la Comunitat al pasar de un 30,6 a un 49,4 por ciento, al igual que sucedió con el de personas que han tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda habitual -de 13,4 a 14,6-, de personas que no pueden permitirse mantener su vivienda a una temperatura adecuada -7,3 a 9,8- y de quienes no pueden permitirse una comida de carne o pescado al menos cada dos días -1,7 a 5,1.

Asimismo, han indicado que este documento señala que entre 2008 y 2018 ha aumentado la brecha entre ricos y pobres. Cáritas Diocesana de Valencia, como ha destacado Raga, ha propuesto, como también recoge su memoria, "generar empleo digno" para que las personas puedan salir "de las zonas de pobreza y vulnerabilidad; consolidar la garantía de rentas mínimas con la Renta Valenciana de Inclusión; impulsar políticas de acceso a la vivienda; promover políticas de protección social y fomentar la creación de espacios de convivencia y buena vecindad que tejan redes de solidaridad".

Centro para sin techo

La presentación de la Memoria Institucional 2018 ha servido también para avanzar iniciativas impulsadas por Cáritas Diocesana de Valencia como la puesta en marcha de un nuevo centro de acogida y acompañamiento nocturno a personas sin hogar, que ya se está construyendo y que está previsto inaugurar en noviembre.

Arturo Ros ha destacado también propuestas como 'Un verano diferente' para acoger a menores de edad en algunos centros escolares en los que se realizan actividades lúdicas y se les ofrecen dos comidas al día durante el mes de julio.

Asimismo, el obispo auxiliar ha avanzado la intención de Cáritas de crear una residencia para personas mayores con hijos dependientes y ha destacado los contactos institucionales para impulsar un proyecto encaminado a atender a los más de 4.000 menores en régimen de protección que hay en la Comunitat Valenciana.