Imagen del presidente de la Generalitat. Ximo Puig - ROBER SOLSONA

Elecciones valencianas 2019La apuesta ganadora de Ximo Puig para un final de infarto

El líder del PSPV-PSOE revalida su cargo de presidente de la Generalitat y refuerza su rol de barón territorial frente a Pedro Sánchez

VALENCIAActualizado:

Ximo Puig (Morella, Castellón, 1959) dio el golpe de efecto con el adelanto de las elecciones autonómicas en la Comunidad Valenciana en contra del criterio de sus socios durante la legislatura de Compromís y Podemos. El líder del PSPV-PSOE ejerció la prerrogativa que otorga el Estatuto de Autonomía al presidente de la Generalitat para ligar su suerte a la de Pedro Sánchez. El 28 de abril de 2019 pasará a la historia por ser la primera que se celebraron el mismo día los comicios generales y los valencianos. Puig justificó el adelanto en aras a la movilización que, a su juicio, legitimaría com mayor contundencia los resultados. Los históricos índices de participación por encima del 75% le han dado la razón.

En realidad, el líder del PSPV-PSOE, todo un profesional de la política con 36 años de experiencia en el oficio, pretendía espolear al electorado valenciano ante la irrupción de Vox detectada en las elecciones de Andalucía. Además, al avanzar las elecciones evitaba que el debate sobre la composición del Gobierno central contaminara la campaña de las autonómicas, inicialmente previstas para el 26 de mayo.

El adelanto decretado por Puig tenía además un tercer efecto. Al separar las autonómicas de las municipales le arrebataba a Compromís la baza de su fortaleza en las locales. La reacción de Mónica Oltra tras el anuncio del presidente de la Generalitat constató el acierto en la estrategia del líder de los socialistas valencianos. Compromís se ha desplomado en las elecciones generales y en las autonómicas no ha sido capaz de acercarse a su sueño de convertirse en la primera presidenta de la historia de la Generalitat.

El resultado le ha dado la razón a Puig, quien pasará a la historia por haber logrado que el PSPV-PSOE vuelva a ser la primera fuerza política de la Comunidad Valenciana después de tres décadas, seguirá al frente de la Generalitat hasta 2023 a pesar de Mónica Oltra y refuerza su rol como barón territorial socialista frente a Pedro Sánchez. Una jugada redonda aunque con un final de infarto.