Los exconsejeros Meritxell Serret y Toni Comín, en Bélgica
Los exconsejeros Meritxell Serret y Toni Comín, en Bélgica - AFP

Torra nombra a Serret delegada de la Generalitat en Bruselas y restituye a Mascarell en la de Madrid

La Generalitat «restablece», además, las delegaciones en Reino Unido, Alemania, Italia, Francia Suiza y EE.UU.

BARCELONAActualizado:

El gobierno catalán de Quim Torra ha nombrado, este martes, a Meritxell Serret nueva responsable de la delegación de la Generalitat de Cataluña ante la Unión Europea (UE), con sede en Bruselas (Bélgica). La exconsejera Serret está acusada de desobediencia y malversación de dinero público por el Tribunal Supremo (TS).

El nombramiento de Serret va acompañado, además, de la puesta en marcha de las delegaciones en el Reino Unido e Irlanda, Alemania, Italia, Francia, Suiza y Estados Unidos. Asimismo, la Generalitat envía a Ferran Mascarell como delegado en Madrid, un cargo que ostentaba hasta el pasado mes de octubre.

Ernest Maragall, consejero de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, ha informado de estos nombramientos, tras la reunión del gobierno catalán, señalando que la acción exterior de la Generalitat se basará en «tres conceptos claros: representación, presencia e influencia» para estar «en los ámbitos decisorios» a nivel internacional.

En este sentido, el consejero autonómico ha indicado que con estos nombramientos «se ha puesto a navegar la nave de la acción exterior» de la Generalitat y que esta navegación se hace «con todas las consecuencias y las responsabilidades». Los nuevos delegados en el extranjero «han de trabajar por la institución y el país que representan de acuerdo con las instrucciones del gobierno y con lealtad, compromiso y profesionalidad que se les ha de exigir».

Serret, acusada de desobediencia y malversación

Serret fue elegida diputada autonómica por ERC en las elecciones al Parlamento de Cataluña del 21-D, tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, aunque renunció a su escaño (tras tomar posesión del mismo) al no poder delegar su voto por estar en Bélgica fugada de la Justicia española.

La delegación de la Generalitat en Bruselas fue la única delegación autonómica en el extranjero que el Gobierno de España no cerró, pero sí destituyó al entonces delegado, Amadeu Altafaj, que no ha querido retomar su trabajo dentro de la línea de restitución de todos los cargos públicos que fueron cesados en aplicación del 155.

En Bélgica, Serret tiene libertad de movimientos después de que la primera euroorden, dictada por el magistrado del Supremo Pablo Llarena fuera retirada y la segunda fuera rechazada por la Justicia belga por una cuestión de forma.

Mascarell, otra vez en Madrid

En la misma reunión, el gobierno catalán ha nombrado a Ferran Mascarell como delegado de la Generalitat en Madrid. Artado, portavoz autonómica, ha indicado que Mascarell hizo una gran tarea hasta la aplicación del artículo 155 y ahora «será restituido en su cargo».

Tras la apertura de estas delegaciones políticas, Maragall ha indicado que la Generalitat abrirá más. En breve, en los países nórdicos de Europa, en Portugal, en algunos países del norte de África. «En dos semanas, tendremos seis o siete; en dos meses, diez u once; y en diez meses, bastantes más que antes del 155. Actuaremos cada vez más como Estado», ha añadido el consejero.