El consejero de Interior, Miquel Buch, en la reunión del Gobierno catalán
El consejero de Interior, Miquel Buch, en la reunión del Gobierno catalán - EFE

Buch se desmarca de Torra, defiende a los Mossos y descarta hacer cambios a pesar de la crisis con los CDR

Este fin de semana el consejero de Interior aseguró que no le temblaría el pulso a la hora de «depurar» responsabilidades en el cuerpo tras las cargas hechas contra activistas independentistas en Gerona

Fuentes de los Mossos han asegurado que Buch ha pedido perdón, ha descartado hacer cambios y ha defendido el operativo hecho por la policía catalana ante la cúpula policial

BarcelonaActualizado:

El consejero de Interior, Miquel Buch, ha anunciado este lunes a la cúpula de los Mossos d'Esquadra que por ahora no habrá cambios en la estructura del cuerpo, a pesar del ultimátum que le hizo el presidente Quim Torra tras las cargas contra los CDR que trataban de rebentar actos constitucionalistas este fin de semana. Si bien Buch criticó el sábado la actuación de algunos agentes, hoy ha considerado que el dispositivo realizado fue correcto.

El responsable de la policía autonómica se ha reunido esta mañana en el complejo central de los Mossos d'Esquadra en Sabadell (Barcelona), con la cúpula de los Mossos. Allí ha hecho autocrítica por la crisis política abierta tras las quejas de Torra por las cargas del pasado Día de la Constitución contra los grupos que intentaban impedir actos de Vox en Gerona y Tarrasa (Barcelona), han informado a Efe fuentes conocedoras del encuentro.

Asimismo, en la reunión, Buch ha mostrado su confianza en la labor policial, ha insistido en la necesidad de aislar a los Mossos d'Esquadra de cualquier debate partidista y ha reconocido que, tras una análisis más profundo, los dispositivos que desembocaron en las cargas de Gerona y Tarrasa fueron globalmente correctos. Una rectificación en toda regla tras afirmar este fin de semana que no le «temblaría el pulso» a la hora de realizar ceses entre los agentes responsables del operativo del día 6 de diciembre.

El conseller se ha esforzado en la reunión con la cúpula de los Mossos, convocada para abordar la crisis desatada por el ultimátum de Torra, en mostrar su apoyo a la labor policial y su plena confianza en el funcionamiento de la institución y ha pedido disculpas si este episodio ha creado malestar en el cuerpo.

Torra y Buch se reunieron ayer de forma discreta durante unas dos horas, en un encuentro del que únicamente ha trascendido que revisaron las imágenes de las cargas y acordaron potenciar la mediación ante movilizaciones para evitar la intervención policial. Tras el malestar que las declaraciones de Torra criticando las cargas contra los CDR y del propio Buch habían generado en los Mossos d'Esquadra, que se veían otra vez en el centro de una polémica política, el conseller ha acudido a la sede central de la policía catalana para reunirse con la cúpula del cuerpo y expresarles su máximo apoyo y confianza y pedirles disculpas.