Crean una app para móviles que señala a los comerciantes que no usan el catalán

La aplicación permite, previo registro, valorar con una gradación de emoticonos al establecimiento, y permitirá borrar aquellos comentarios ofensivos

BARCELONAActualizado:

Plataforma per la Llengua ha presentado la aplicación para móviles CataApp, una app que permite valorar el nivel de atención en lengua catalana de más de un millón y medio de establecimientos comerciales.

Según informó, ayer, la entidad, esta aplicación tiene como objetivo "velar por los derechos de los consumidores y reconocer a los establecimientos que actúan responsablemente con la lengua catalana".

La CataApp, que ya se puede descargar en teléfonos móviles con sistemas operativos Android e iOs, permite valorar a los clientes "la atención oral, escrita y virtual en función del uso que hacen de la lengua catalana".

El objetivo final de la entidad es que se señale a los comerciantes que no utilizan regularmente el catalán, proque según Plataforma per la Llengua se debe "permitir poder vivir al 100% en catalán".

Clasificar a los comercios

La asociación asegura que la app permite "clasificar en un ránking los comercios que tienen más responsabilidad lingüística y los que tienen menos". Y se podrá hacer gracias a la contribución de los usuarios, a través de cinco opciones.

Plataforma per la Llengua indicó que según estudios de la propia entidad "la presencia del catalán aún no ha llegado a unos umbrales de normalidad y esto hace que los consumidores no puedan usar la lengua propia cuando van a comprar o a hacer uso de algún servicio".

Así, precisó que en la demarcación de Barcelona el 56% de los comercios tiene la rotulación informativa en lengua catalana. En las comarcas de Tarragona el dato es muy similar (55%), mientras en Gerona y Lérida los datos son mejores.

Finalmente, cabe recordar que el Tribunal Constitucional, en su sentencia sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña, señaló que la Generalitat no podía sancionar a los comercios privados por el uso de cualquiera de las dos lenguas oficiales en Cataluña -catalán y español-, y del aranés en el Valle de Arán.

La Plataforma per la Llengua ya fue objeto de polémica en el pasado por poner en el punto de mira a los comercios que no rotulan en catalán y a las empresas que no etiquetan en este idioma. Además, ha recibido cuantiosas ayudas por parte de la Generalitat de Cataluña.