Foto de familia tras la presentación del programa
Foto de familia tras la presentación del programa - IRL

Barcelona exhibirá en Buenos Aires su «extraordinario paisaje literario» con 56 autores en castellano y catalán

Carlos Zanón, Eva Baltasar, Clara Usón, Najat El Hachmi y Maria Barbal encabezan la delegación que viajará a la Feria del Libro de la ciudad argentina

BarcelonaActualizado:

Barcelona, Ciudad de la Literatura según la Unesco, cuna del boom y capital de la edición (a pesar de todo), desembarcará el próximo 23 de abril en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires para reivindicar y celebrar su «extraordinario paisaje literario». Así lo explicó ayer la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, durante la presentación del programa que llevará a la capital catalana a participar como ciudad invitada en la 45 edición de la feria argentina. «Barcelona es potencia de la edición en castellano y catalán y laboratorio editorial desde tiempos de Cervantes», destacó Colau. En la práctica, ese poderío quedará en manos de una comitiva de 56 escritores en ambas lenguas e ilustradores, 14 artistas y 8 especialistas que protagonizarán cerca de un centenar de actividades entre el 23 de abril y el 13 de marzo.

Autores como Carlos Zanón, Clara Usón, Najat El Hachmi, Maria Barbal, Javier Pérez Andújar, Care Santos, Jordi Sierra i Fabra, Miqui Otero, Alejandro Palomas o Gabi Martínez, entre otros, serán en esta ocasión la cara visible de ese músculo editorial que, bajo el lema «Barcelona, ciudad literaria», se traducirá en 10.000 ejemplares de 700 títulos diferentes expuestos en el stand barcelonés. «No vamos a presentar libros, sino una riqueza que personifican las autora y los autores», apuntó la directora del Institut Ramon Llull, Iolanda Batallé, sobre una cita que cuenta con presupuesto de unos 600.000 euros a repartir entre Ayuntamiento (220.000 euros), Institut Ramon Llull (220.000 euros), Institut Català de les Empreses Culturals (109.000) y Acción Cultural Española (45.000 euros).

Con todo, las ausencias también pesan y que en esa riqueza no aparezcan nombres de peso como Sergi Pàmies, Eduardo Mendoza, Quim Monzó o Enrique Vila-Matas despertó alguna suspicacia a la que Batallé quiso quitar importancia: a algunos de estos autores, en efecto, se les propuso sumarse a la alineación, pero declinaron la invitación por «motivos personales».

La paridad, el equilibrio entre autores en castellano y en catalán y la búsqueda de cierto recambio generacional fueron otras de las razones que los responsables de la delegación barcelonesa esgrimieron para explicar una selección final que completan nombres como Jordi Puntí, Eva Baltasar, Maite Carranza, Gemma Lienas o Pilar Rahola.

A todos ellos, en cualquier caso, les une el encargo de dar voz a la literatura barcelonesa en una Feria del Libro que visitan cada año más de un millón de personas y que reúne a cerca de 12.000 profesionales del sector. «A nivel profesional, debe ser un punto de inflexión en el incremento de las traducciones al castellano de los autores en catalán y en la mejora de los mecanismos de distribución de las editoriales catalanas», destacó Batallé.

El programa, que contempla dos exposiciones dedicadas a la literatura catalana en el mundo y a la visión que de la capital catalana han dado una treintena de ilustradores, incluye también la llamada Noche de la Feria, una jornada de acceso libre que Barcelona aprovechará para organizar un concierto de la Silvia Pérez Cruz acompañada por músicos de ambos lados del Atlántico.