Exterior de la mezquita Islámica Annour en la que ejercía el Imán de Ripoll
Exterior de la mezquita Islámica Annour en la que ejercía el Imán de Ripoll - EFE

Los Mossos buscan en la mezquita de Ripoll pistas sobre el imán

Aunque no se trata de un registro los agentes han acudido para realizar gestiones de la investigación

Actualizado:

Los Mossos d'Esquadra han acudido hoy a la mezquita de Ripoll (Girona) para buscar pistas sobre el imán Abdelbaki Es Satty, uno de los supuestos terroristas de la célula que ha atentado en Cataluña, que está desaparecido.

Según han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, los agentes han acudido a la mezquita para llevar a cabo gestiones propias de la investigación, aunque no se trata de un registro.

Los investigadores sospechan que el imán pudo tener un papel clave en la célula terrorista, integrada por doce personas, que ya han sido identificadas.

El imán se encuentra desaparecido desde días antes de los atentados del pasado jueves en Barcelona y Cambrils (Tarragona), por lo que tratan de confirmar si es uno de los fallecidos en la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona) en la que la célula preparaba las bombas con las que pretendía cometer de forma inmediata uno o varios atentados de mayor magnitud en la capital catalana.

Los Mossos d'Esquadra ya registraron el pasado viernes por la noche la vivienda del imán en Ripoll, que no tiene antecedentes por terrorismo si bien tuvo relación con uno de los investigados por los atentados del 11-M.

Por orden del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que mantiene la investigación sobre los atentados en secreto, los agentes buscaron el pasado viernes por la noche en la vivienda del imán desde armas o explosivos hasta documentos y el contenido de agendas, dispositivos móviles y el registro de llamadas de sus teléfonos que puedan tener relación con esta célula terrorista.

Los agentes también tratan de descubrir si el imán es el miembro de la célula que viajó a Suiza a finales del pasado año.

El imán salió de la prisión de Castellón el 5 de enero de 2012, en donde estuvo ingresado por infracción de la ley de Extranjería.