Barcelona se prepara para ser la capital del «Estado catalán»
El alcalde Trias, en el balcón consistorial, durante el pregón de La Mercè del pasado viernes - efe

Barcelona se prepara para ser la capital del «Estado catalán»

La nueva hoja de ruta de CiU elimina el castellano y potencia la memoria de 1714

maría jesús cañizares
barcelona Actualizado:

Un hipotético «Estado catalán» convertiría Barcelona en su capital. Su alcalde, el convergente Xavier Trias, se prepara para ello y acaba de elaborar una nueva hoja de ruta donde lengua, inmersión, identidad y memoria histórica tienen un lugar destacado.

Se trata del Plan de Actuación Municipal (PAM) para los próximos cuatro años que debe ser votado en el pleno municipal el próximo 5 de octubre. La negativa del edil a pactar con el PP -que permitió su investidura en julio de 2011- y la anunciada abstención del PSC, le deja en manos de los independentistas Jordi Portabella y Joan Laporta (actualmente forman coalición en el Ayuntamiento), lo que unido al proyecto secesionista de CiU, ha configurado un guión municipal sumamente reivindicativo al que ha tenido acceso ABC.

Así, entre las prioridades que Xavier Trias ha puesto negro sobre blanco destaca «la aplicación íntegra del Reglamento de Uso del Catalán en el Ayuntamiento de Barcelona», lo que implica de hecho la erradicación del castellano en los documentos y comunicaciones municipales.

El Consistorio quiere aplicar los artículos de su Reglamento Lingüístico que el Supremo derogó

Se da la circunstancia de que el pasado mes de abril, el Tribunal Supremo ordenó al Consistorio modificar siete artículos de esa normativa para que el catalán dejara de ser lengua preferente, tal como establece el Tribunal Constitucional en su sentencia sobre el Estatuto. Trias se suma así a la insumisión judicial de los nacionalistas en materia de inmersión en el sistema escolar, pues son varias las resoluciones dictadas por los tribunales que el gobierno autonómico se niega a cumplir. En este sentido, el PAM incluye también como prioridad el «apoyo a al actual sistema de inmersión lingüística de los centros educativos». Todo ello tiene como objetivo «fomentar el catalán como lengua propia de la ciudad y expresión última de su identidad cultural». Asimismo, la futura acción de gobierno de Convergència en Barcelona pretende convertir 2014 en «año temático de los hechos de 1714» con la finalidad de «promover la reflexión sobre la identidad y la cultura catalanas del siglo XXI». La Ciudad Condal se convertirá así en el escenario principal de la conmemoración del tricentenario de la toma de Barcelona por parte de las tropas borbónicas. Barcelona, por tanto, será la «capital cultural» de la memoria histórica catalana dentro de dos años, fecha que podría coincidir con la convocatoria de un referendo de independencia.

Guiños a ERC

Estos hechos son celebrados anualmente en la Diada de Cataluña del 11 de septiembre. Pero el PAM va más allá y quiere transformar el rehabilitado Mercado del Borne, donde se han encontrado importantes restos arqueológicos de esa época, en «centro patrimonial de interpretación de los hechos de 1714», según consta en la citada hoja de ruta. Como se ve, los guiños a Esquerra, virtual cómplice en la aprobación de este guión municipal son evidentes. Además, el alcalde Trias se reunió recientemente con el republicano Jordi Portabella, a quien prometió impulsar consultas ciudadanas sobre asuntos de la ciudad y apoyar a la Generalitat en su proyecto de Hacienda propia.

Trias siempre se mostró más cómplice con el pacto fiscal que reclama el presidente catalán, Artur Mas, que con la independencia -hace apenas un mes advertía del riesgo de fractura social que puede generar la separación de España-, pero no sólo acudió a la manifestación de la Diada, sino que posteriormente capitalizó el éxito de que su ciudad diera la vuelta al mundo como escenario de tamaña reivindicación.