El gobierno catalán justifica la aventura de Spanair por el centralismo de Aena
Recoder y Mas-Colell, durante la comparecencia en el Parlament - efe

El gobierno catalán justifica la aventura de Spanair por el centralismo de Aena

«Iberia ha recibido hasta 1.300 millones, bien por vía directa de dinero público, bien a través de organismos tutelados por el Estado», ha señalado el consejero Recoder

BARCELONA Actualizado:

Frente a un modelo que hace de Barajas un aeropuerto privilegiado por el Estado, la aventura de Spanair. La Generalitat de Cataluña justificó ayer la decisión de comprar la aerolínea como un intento de romper con el modelo aeroportuario de visión centralista que propugna el Gobierno. Así lo han explicado hoy en el Parlamento catalán los consejeros de Economía, Andreu Mas-Colell, y de Territorio y Sostenibilidad (TES), Lluís Recoder, convocados para explicar la gestión de la Generalitat en una compañía quebrada, en concurso de acreedores con un pasivo de 474 millones de euros y tras haber engulido decenas y decenas de millones de euros de dinero público.

Así, mientras que Mas-Colell ha explicado los pormenores de las negociaciones, principalmente para relatar el fracaso en la búsqueda de un socio para la aerolínea, Recoder ha abundado en el porqué de la incursión aérea del Govern, en este caso, mirando a Madrid.

Para el Govern, cuando tras los Juegos de 1992 Barcelona amenaza la jerarquía de Barajas en el tráfico aéreo en España, "el Estado se pone a trabajar y construye la T4. Ese es el inicio del crecimiento de Barajas, en un modelo, como el de la red de autovías o las líneas del AVE, basado en una idea radial de España".

En este sentido, Recoder ha apuntado que frente a quienes cuestionan la aportación de dinero público a Spanair, "Iberia ha recibido hasta 1.300 millones, bien por vía directa de dinero público, bien a través de organismos tutelados por el Estado". Al respecto, la Generalitat vio que sólo a través de Spanair se podía dar a El Prat una mínima red de vuelos intercontinentales, dado que Iberia había renunciado a hacerlo.

Goteo de millones

Por su parte, el consejero Mas-Colell ha explicado los pormenores de la gestión de la Generalitat en Spanair, y de cómo su implicacíón activa en la búsqueda de un socio que reflotase la aerolínea acabó sin éxito y con el cese de las actividades el 27 de enero. "Hicimos una búsqueda exhaustiva. Si no encontramos socio es que no lo había", ha asegurado. Sólo Qatar Airways y el fondo de inversión chino NHA se mostraron interesados. Al final optaron por retirarse.

De igual forma, el conseller ha relatado las sucesivas inyecciones de dinero público que ha ido requiriendo la compañía de Ferran Soriano para seguir volando, un goteo (por no decir inundación) que culminó en enero, cuando el Govern vio que "hubiese sido irresponsable aportar más fondos". La última inyección, 25 millones de euros en diciembre de 2011, una cantidad que ante la situación agónica de las finanzas de la Generalitat los acabó aportando el Ayuntamiento de Barcelona.

El conseller se ha justificado asegurando que, del mismo modo que en enero la situación era ya insostenible, una año antes, las oportunidades para salvar a Spanair estaban abiertas. "Igual de irresponsable hubiese sido seguir ahora, como no intentarlo en enero de 2011", ha concluido.