Carnero, Del Olmo, Casado y Fernández Mañueco, durante un acto del PP en Valladolid
Carnero, Del Olmo, Casado y Fernández Mañueco, durante un acto del PP en Valladolid - F. HERAS

Mañueco, sobre Clemente: «El tiempo pone a cada uno en su sitio»

Casado presume ante sus bases de cómo han sabido elegir al mejor candidato a la Junta y «sin pucherazos»

ValladolidActualizado:

El presidente del PP pasó ayer toda la jornada en Valladolid donde, además de recibir el Premio al Mejor Comunicador concedido por la Universidad Europea Miguel de Cervantes, visitó el Archivo Histórico de Simancas y, después, participó en un acto público con candidatos a las alcaldías de la provincia. Fue en este escenario donde se coló la debacle de Ciudadanos tras las polémicas primarias que dejaron fuera a la ex dirigente del PP, Silvia Clemente. Primero fue, aunque sin nombrarla expresamente, el propio presidente regional del PP y candidato a la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, el que, en referencia a la política segoviana, aseguró que «el tiempo pone a cada uno en su sitio y vamos a ver dónde acaba» porque, añadió, «lo que mal empieza, acaba peor». Y es que, recordando la salida de la ex dirigente popular de las Cortes autonómicas y de su propio partido, recordó cómo «en los últimos días he recibido insultos y ataques» tras una situación que comenzó «con una traición, que luego fue un fichaje estrella y al final ha resultado ser un pucherazo». Mañueco mostró su convencimiento de que van a seguir los insultos y la descalificaciones, por lo que pidió a los suyos «serenidad». «Frente al insulto, una propuesta, una solución y una sonrisa», concluyó.

A continuación intervino Pablo Casado, que trasladó todo su apoyo a Mañueco a quien, señaló, «no le hace falta cambiar de sitio porque habéis decidido que es el mejor para seguir al frente de la Junta y sin pucherazo», en contraposición con lo sucedido en la formación de Albert Rivera.

Apoyos a los aspirantes

Casado quiso ayer, con su presencia, trasladar su apoyo tanto a Mañueco como a la candidata a la Alcaldía de Valladolid, Pilar el Olmo, que, según dijo, llevará a la ciudad «el rigor con el que funcionó en el Gobierno regional en momentos muy complicados en los que Herrera dejó claro que no habría recortes para los más necesitados y eso mismo necesita Valladolid». Auguró, además, que la que aún es consejera de Economía y Hacienda de la Junta se convertirá en «la primera alcaldesa de la historia vallisoletana» y advirtió, asimismo, de que «esta no es la ciudad pujante que dejó Javier León de la Riva». Casado terminó su intervención haciendo una llamada «al voto sensato que sea alternativa al Gobierno Frankenstein» y pidió a los suyos «tranquilidad y confianza porque vamos a ganar y a gobernar, digan lo que digan las encuestas». Entre otras cosas porque, apuntó, «los españoles saben que España no va bien y urgen un cambio para que no quede fundida».

Peticiones de Del Olmo

Un triunfo, el del PP, que Del Olmo también se mostró convencida de que se va a producir de la mano de Pablo Casado, por lo que ya le trasladó sus dos primeras peticiones una vez que asuma la Presidencia del Gobierno: el soterramiento del ferrocarril «porque lo necesitamos y es el futuro de esta ciudad», y que «España sea amiga de la industria» y, en especial, de la automoción, que «el Gobierno de Pedro Sánchez se quiere cargar por ‘ecojeta’». La candidata del PP pidió «que todos nos ayudéis, que trabajéis y salgáis a la calle para que Casado sea el presidente de España, Mañueco el de Castilla y León y yo la alcaldesa de Valladolid».

También el presidente del PP en Valladolid, Jesús Julio Carnero se dirigió a los asistentes, muchos de ellos alcaldes y candidatos de la provincia, y reclamó el voto para un partido «que defiende el estar en Europa, al mundo rural y tenemos ideas que no necesitan presidentes relatores ni resistentes de manual», concluyó.