El secretario general de Escuelas Católicas, José María Alvira, junto con el representante autonómico Leandro Roldán y el director del instituto Cristo Rey de Valladolid
El secretario general de Escuelas Católicas, José María Alvira, junto con el representante autonómico Leandro Roldán y el director del instituto Cristo Rey de Valladolid - F. HERAS
Educación

Escuelas Católicas denuncia que la reforma educativa introducirá «comisarios políticos» en los centros

Denuncia que el proyecto del Gobierno dejará «manos libres» para negar conciertos

ValladolidActualizado:

El secretario general de Escuelas Católicas, José María Alvira, señaló ayer que espera que la nueva ley de educación no caiga en el mismo error de la actual Lomce, a la que se criticó no ser una norma consensuada y confía en que haya «debate» y «posibilidad de consenso» respecto al texto redactado actualmente por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez. «Esperamos llegar a un acuerdo tras el diálogo y que el consenso sea real», sostuvo Álvira, aunque recordó que fue precisamente el partido que está en el Gobierno el que «rompió» los debates en la subcomisión parlamentaria para el pacto educativo.

Por lo pronto, el secretario general de Escuelas Católicas, que no quiso entrar en «consideraciones más de tipo pedagógico» del Anteproyecto de Ley de Modificación, sí señaló que al colectivo que representa les preocupa la pretensión del Gobierno de eliminar la demanda social y dejar en manos de la Administración toda la programación de un centro, sin contar con las familias: «Esto deja manos libres a la administración para que haga, un poco, lo que quiera como suprimir y negar conciertos a colegios con muchas solicitudes», precisó, añadiendo que de esta manera los concertados no podrían ampliar sus plazas aunque recibieran más demanda. Recordó que la Constitución señala que la programación general de la enseñanza corresponde al Estado, «contando de manera efectiva con los sectores afectados».

Otra cuestión que preocupa mucho a Escuelas Católicas es la vuelta a la inclusión de un representante del Ayuntamiento en los consejos escolares de cada centro. «Esto sería como introducir un comisario político», denunció Alvira, recordando que estos centros ya dan cuenta ante «los órganos correspondientes» de cómo utilizan los fondos públicos, «pero eso no quiere decir que deba haber una intromisión en el gobierno del centro por parte de la administración». Asimismo, Alvira se refirió a la apuesta del Ejecutivo por que la Religión no sea una asignatura evaluable, lo que supone una «contradicción» si el Ministerio habla de llegar a acuerdos con la Santa Sede. «O una cosa u otra porque eso obligaría a que esa materia tuviera un valor académico similar a otras», opinó.

El secretario general de Escuelas Católicas presentó en Valladolid una guía con pautas y protocolos de cómo actuar en caso de acoso escolar, que va por una segunda edición tras su puesta en marcha hace un año y acaba de ponerse en marcha su edición «on line».