Los cascotes de la demolición llegaron hasta el otro lado de la calle, que no estaba acordonada - ABC
Sucesos

Demolición con susto en Zamora

La fachada de un edificio se viene abajo en los trabajos para liberar la muralla

ZamoraActualizado:

La Muralla medieval de Zamora ha quedado desde este miércoles hoy un poco más al descubierto al liberarse otro tramo con la demolición de otro edificio en virtud del plan municipal establecido, pero con un gran susto incluido. El derribo del edificio empezó después de que se realizara el vaciado interior, pero la fachada se vino inesperadamente abajo, lo que provocó un gran susto en la zona, además de obligar al corte de ese tramo de la avenida de la Feria al tráfico rodado.

«La empresa se puso a hacer la demolición según el plan de obra y, al tirar la cornisa de la parte de arriba, se vino abajo la fachada sin que hubiera más daños que una farola», ha explicado, en declaraciones a la agencia Ical, el teniente de alcalde y concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Antidio Fagúndez. «Se ha ocupado parte de la calzada porque la honda expansiva fue de cascotes y polvo pero la fachada no se fue demasiado. Hubo una gran polvareda y algunos cascotes además del susto, pero nada más», ha puntualizado el edil minimizando unos hechos que pudieron provocar un disgutos mayor porque en el momento de caer la fachada eran varios los vehículos que pasaban por la zona.

El incidente durante la demolición ha provocado la airada protesta del Grupo Municipal del PP de Zamora, que ha exigido «explicaciones urgentes, inmediatas y razonadas» al alcalde de la capital Francisco Guarido (IU). «Hay indicios evidentes de que no se adoptaron las medidas necesarias para hacer un trabajo de esas características en una zona especialmente transitada por el tráfico en nuestra ciudad», ha señalado el concejal Javier Ratón. «A la vista de las imágenes, no se aprecia el corte de tráfico en la calzada y, apenas diez segundos antes de la caída de la fachada hacia la acera, estaban pasando coches y ha habido una desgracia mayor de auténtico milagro», ha asegurado.

En este sentido, Ratón ha preguntado: «¿Por qué no estaba cortada la carretera y por qué no se habían retirado los vehículos estacionados al otro lado de la calle?», además de considerar que «lo barato sale caro y, en este caso, podría haber sido también trágico», en alusión a que Guarido «volvió a sacar pecho al decir que el precio de la demolición fue un 16 por ciento inferior al inicialmente previsto», informa Efe.