Francisco Núñez es un apasionado de los toros
Francisco Núñez es un apasionado de los toros - A.PÉREZ HERRERA

Paco Núñez: «La gente del toro está continuamente quejándose de las trabas que le pone Page»

El presidente regional del PP denuncia que la Junta ha multiplicado por 10 las sanciones a los festejos taurinos

ToledoActualizado:

¿Por qué cree que el Gobierno de Emiliano García-Page no defiende suficientemente la tauromaquia y todo lo relacionado con este sector?

En primer lugar, García-Page, en la pasada legislatura y cuando era senador, no quiso votar a favor de una propuesta que hizo el PP en el Senado en defensa de la tauromaquia. Por lo tanto, el ataque de Page a los toros no es nuevo.

Que no quisiera apoyar la iniciativa del PP quizá no signifique exactamente que esté en contra de la tauromaquia.

En política, lo que vale son los votos, no las palabras. Mire, ahora mismo estoy en Villanueva de los Infantes, donde Page prometió un plan especial para los campos de Montiel, que iba a invertir el doble de fondos económicos que en el resto de la región. Pues ha traído cero euros. Y claro, cuando uno habla, tiene luego que demostrarlo con hechos. Uno no puede estar en defensa de los toros pero luego, cuando hay que votar, vota en contra de los toros. Uno no puede estar en defensa de España pero luego, cuando hay que votar, vota en contra de la Constitución, que es lo que hizo hace 15 días en las Cortes de Castilla-La Mancha cuando se negó a aprobar nuestra propuesta de resolución en defensa de España, de la Constitución, de la posible aplicación del artículo 155 en Cataluña.

¿En qué datos reales percibe que García-Page está contra los toros?

En que ahora mismo está multiplicando por diez las sanciones a los pueblos que organizan festejos taurinos, en relación a la anterior legislatura.

¿Sanciones en concepto de qué?

De todo tipo. Está muchísimo más involucrado en sancionar y tratar de poner pegas a un pueblo con festejos taurinos. Está continuamente buscando el detalle para poder hacerlo más difícil y que sea más complicado, más costoso. Page está poniendo diez veces más multas a los pueblos de Castilla-La Mancha que celebran festejos taurinos e impidiendo que la gente pueda disfrutarlos. Los toros no es solo las corridas en las plazas, no es solo que Castilla-La Mancha organiza más de 400 corridas al año, no es solo que en España se mueven más de 3.500 millones de euros al año en el mundo de los toros, gran parte de los cuales corresponden a Castilla-La Mancha, que es la región donde más festejos taurinos se organizan de toda España; pero, sin duda alguna, es que en los pueblos, los toros son una forma de vida durante todo el año, es una forma de organizarse, de reunir a la gente, de estar en la peña, de preparar el mundo del toro cuando llega el verano, y en otras estaciones del año, celebrar encuentros de taurinos... Los toros por las calles, los toros por los campos, son fundamentales para los pueblos, forman parte de la sociedad.

¿Esta denuncia que hace deriva quizá de las quejas que le manifiestan a usted en sus visitas a los pueblos de la región?

Yo llevo ya mucho tiempo en el mundo taurino y conozco a mucha gente. Insisto, no solo los grandes toreros, los grandes ganaderos, sino la gente que trabaja en el sector y también la que disfruta del toro, que le gusta ir por las calles a ver cómo corre el toro y disfruta del espectáculo taurino. Y esa gente está continuamente quejándose de las trabas que pone la administración de Page.

¿Cuáles son esas trabas?

Pues trabas administrativas, trabas a la hora de ser muchísimo más eficiente para pedir cualquier tipo de permiso, trabas para poder poner muchísimas dificultades, encarecer las licencias...trabas, en definitiva, para que el Gobierno, en lugar de ayudar a los festejos populares, los perjudique.

Es decir, no se está haciendo lo suficiente para reactivar el sector.

Yo creo que se está haciendo lo suficiente para perjudicar al sector.

En el caso de que usted llegue a ser presidente de Castilla-La Mancha. ¿Qué planes tiene para el sector?

Lo que hay que hacer es escucharle, al sector profesional, a los ganaderos, etc., pero también hay que escuchar a la gente de la calle, a las peñas taurinas, a los consejos de fiestas, a aquellos que organizan los festejos populares en cada pueblo, que los organizan los ayuntamientos con la gente de la calle, con los colectivos y vecinos que se agrupan para organizar la suelta de reses. Por lo tanto, hay que escucharles, hay que escuchar cómo simplificar la burocracia, cómo simplificar los gastos, cómo se puede potenciar que el festejo popular tenga capacidad y sea accesible para todo el mundo. Hay que acercar la tauromaquia al ciudadano y el que quiera, que la disfrute, y el que no quiera, no. La tauromaquia es parte de nuestro ADN, de nuestras raíces.

¿Y cómo se puede conciliar esa afición que hay en Castilla-La Mancha con las reivindicaciones de los sectores ecologistas y animalistas contrarios al daño animal?

Yo es que soy un convencido de que la tauromaquia forma parte de nuestro arte, de nuestra idiosincrasia, además de generar un movimiento económico muy importante para Castilla-La Mancha. Por lo tanto, no puedo compartir ese movimiento animalista, que lo que trata es de prohibir. Creo que esta sociedad en la que vivimos, lo que hay que hacer es respetar y dar libertad. En un festejo taurino, uno puede decidir entre ir o no ir. No coincibo lo de prohibir.