El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, observa este lunes la maqueta que se presentó para el primer proyecto de hospital, allá en tiempos del Gobierno de Barreda
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, observa este lunes la maqueta que se presentó para el primer proyecto de hospital, allá en tiempos del Gobierno de Barreda - Ana Pérez Herrera

El nuevo hospital de Toledo será «uno de los cinco mejores de España», según Page

Se reanudan las obras de una infraestructura que ya ha tenido tres proyectos, tantos como gobiernos ha habido en la región en la última década

J. A. P.
TOLEDOActualizado:

Este lunes se han reanudado las obras del nuevo hospital de Toledo, que han estado más de cuatro años paradas. El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, ha dicho que cuando esté finalizado (las obras se alargarán un período mínimo de 30 meses, aunque a finales de este año está previsto que se empiecen a licitar los equipamientos), este centro será «uno de los cinco mejores de España» por sus recursos humanos y tecnológicos.

El hospital, ubicado en el barrio del Polígono, tendrá 800 camas (de las que 56 serán para adultos en la UCI y 14 para pediatría en la UCI) y contará con tres entradas: una para el ambulatorio, otra para urgencias y otra más para hospitalización. Respecto al proyecto presentado por el anterior Gobierno regional del PP, en este se insiste en optimizar los espacios, en agrupar los servicios sobre todo en urgencias.

El centro está «pensado» para 60 años y será universitario. García-Page no aclaró lo que costará, pero sí que en los próximos ocho años el Gobierno regional destinará 48 millones de euros auales a inversión hospitalaria en toda la comunidad. También que se cambiará el sistema de alimentación energética y se apostará por la biomasa.

Tanto durante su construcción como cuando ya esté en funcionamiento, el hospital será «la principal empresa de la provincia» y un «chute a la economía regional». El modelo, «milímetro arriba, milímetro abajo», será el mismo que ahora tiene el Virgen de la Salud y al menos 307 trabajadores tendrán las mismas condiciones que ahora tienen en el único hospital que hay en la ciudad.

Y, ¿qué pasará con el Virgen de la Salud cuando esté listo el nuevo hospital? Pues que se derruirá y a esa parcela se le dará un «rendimiento urbanístico que tiene que revertir en la ciudad». El presidente de Castilla-La Mancha no aclaró en qué consistirá ese «rendimiento urbanístico».

Antecedentes

Con la reanudación de las obras, se pone en marcha el tercer proyecto/intento para levantar un nuevo hospital en Toledo. Los últimos tres gobiernos que ha tenido la región han elaborado su propio boceto. Según García-Page, el actual es un 80-85 por ciento del primer proyecto, que hizo el Gobierno del socialista Barreda, y un 20 por ciento más (unos 15.000 metros cuadrados) que el segundo proyecto, realizado por el Gobierno de la popular Cospedal.

En 2011, con la llegada al poder del PP, el primer proyecto de Barreda se paralizó pese a que los bloques de hormigón ya eran bien visibles. El Gobierno de Cospedal presentó su propio proyecto en 2014, pero las obras nunca comenzaron. El año pasado, el PSOE al poder y desterró el boceto del PP para realizar el suyo propio.