Procesión de Nuestra Señora del Amparo. Al fondo la imponente torre de la catedral
Procesión de Nuestra Señora del Amparo. Al fondo la imponente torre de la catedral - A. Pérez Herrera

Jueves Santo mirando al cielo

De las previsiones meteorológicas dependen las cuatro procesiones programadas para esta noche

ToledoActualizado:

Cuatro procesiones desfilan cada noche del Juevez al Viernes Santo en el Casco Histórico de Toledo, el momento cumbre de la Semana Santa. Sin embargo, todo va a depender estos días en gran parte de España de las lluvias que caerán hoy y mañana en todo el país. No será hasta llegada la hora cuando se decida si los pasos salen o no. Por tanto, todos pendientes del tiempo

El Jueves Santo la iglesia católica celebra la conmemoración de la última cena de Jesucristo con sus apóstoles la vísperas de su Pasión, cuando instituyó el sacramento de la eucaristía, el orden sacerdotal y el mandato nuevo, es decir, la caridad fraterna.

Poco después de las 17,00 horas, los tañidos bulliciosos de los bronces de la torre primada anunciarán a los toledanos que van a comenzar los oficios en los que durante estos se reviven la Pasión, Muerte y Resurrección del Hijo de Dios. A las 18,00 horas en que Jesús celebró la última cena con sus apóstoles, saldrá de la sacristía catedralicia la procesión solemne hasta el altar mayor.

Abrirá el cortejo la cruz catedralicia, seguida por los seminaristas de los seminarios de la ciudad, cabildo y arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, mientras el coro entona salmos acompañados por las notas del órgano. Durante la eucaristía, el prelado lavará los pies a doce pobres, previamente elegidos de una entidad benéfica de la ciudad y se trasladará solemnemente el Santísimo Sacramento al monumento, que desde hace años se arma en la capilla de San Pedro. Los canónigos harán turnos de vela hasta la finalización de la hora santa, que comenzará a las 23,00 horas y que predicará Juan Díaz-Bernardo, canónigo primado. Esta hora santa fue instituida en la Semana Santa de 1928 por el cardenal Segura.

Virgen del Amparo

La procesión de la Congregación de la Santa Vera Cruz salía de la iglesia de Santa Eulalia a principios del siglo XVI. En 1549, la Congregación trasladó su sede canónica convento del Carmen, desde donde estuvo saliendo hasta que el convento fue destruido durante la Guerra de la Independencia.

Los pasos que desfilaban se depositaron en la parroquia de Santa María Magdalena, partiendo de ella la procesión hasta 1935, pues en 1936 fueron destruidos en la Guerra Civil. Después de la contienda civil se organiza la procesión con diferentes pasos, hasta que el 2 de abril de 1953 se encargó de su organización la cofradía de Nuestra Señora del Amparo, nacida el año bajo la protección de la Fábrica Nacional de Armas. Desde entonces, el desfile procesional ha tenido esplendor y brillantez gracias al esfuerzo y trabajo de las diferentes juntas directivas y los varios centenares de cofrades.

Cuatro pasos más

A las 20.30 horas saldrá de la catedralformada por los siguientes pasos: La Oración en el Huerto, que desde hace unos años es portado a hombros. Es obra del escultor toledano Martín de Vidales, que cada año lo adorna con plantas aromáticas de los cerros toledanos. Comenzó a salir en 1973.

El Cristo amarrado a la columna, talla anónima del siglo XVII, del convento de las religiosas agustinas de la Inmaculada Concepción, popularmente «gaitanas». Además, el Jesús Nazareno, con sede en la parroquia de Santo Tomé, irá portado en unas preciosas andas que estrenó el Martes Santo de 1928. El Cristo de la Agonía, espléndida talla del siglo XVI, de autor anónimo, pertenece a la parroquia de San Nicolás, está guardado a lo largo del año en el museo de Santa Cruz y desfila en una carroza de madera repujada. Por último, Nuestra Señora del Amparo es portada en un trono de madera, con palio y faldones, con los escudos de Toledo y anagramas de la cofradía y de la Fábrica Nacional de Armas.

A la 20.30 horas salen de la catedral los pasos de la Oración del Huerto, Cristo amarrado a la columna, Jesús Nazareno, Cristo de la Agonía y la Virgen del Amparo

Realizará el itinerario que viene recorriendo desde 1965: puerta Llana, Cardenal Cisneros, plaza del Ayuntamiento, Hombre de Palo, Comercio, plaza de Zocodover, cuesta de Carlos V, plazas de Horno de los Bizcochos y de la Magdalena, Tornerías, plaza Mayor, Sixto Ramón Parro, Cardenal Cisneros y entrar en la catedral por la puerta Llana.

La cofradía tuvo primero su sede canónica en la preciosa capilla de edificio Sabatini de la Universidad de Castilla-La Mancha, después en la parroquia de Santa María Magdalena y a partir de 1994 en la parroquia de san Ildefonso del barrio de Santa Teresa.

La puerta Llana del templo primado se abrirá en el primer minuto del Viernes Santo y por ella saldrá el Cristo de la Vega, portado en andas con un peso de ochocientos kilos, que cargarán veinte cofrades de ambos sexos. En la plaza del Ayuntamiento se producirán unos momentos cargados de emoción, cuando la capilla musical del Seminario Mayor, desde la lonja de la puerta del Perdón de la catedral, le cantan un motete en presencia de una multitud de personas estacionadas en la plaza del Ayuntamiento y Arco de Palacio, desde donde se puede ver, al ponerse en macha la procesión, la perfecta organización de los centenares de cofrades.

El cortejo seguirá por Hombre de Palo, Comercio, cuesta de Belén Plata, Alfileritos, cuesta de los Carmelitas, (donde los costaleross tendrán dificultades, que vencen cada año con pericia, dado el desnivel y estrechez de la cuesta), la plaza de los Carmelitas, donde se produce el emocionante encuentro con la Virgen del Carmen que sale de la iglesia conventual carmelita, seguirá por cobertizo y plaza de Santo Domingo el Real, donde el coro de los Caballeros Penitentes de Cristo Redentor dedican el canto del miserere al Cristo más universal de Toledo. El acto penitencial continuará por Buzones, plaza de la Merced, Real, puerta del Cambrón, bajada de la Cava (son los momentos más dificiles para los costaleros, que tendrán que luchar con la inclinación de la calzada y sus cerradas curvas, así emplearán cerca de media hora en llegar al paseo de la Basílica y entrar de ella después de más de cuatro recorriendo las calles toledanas.

Imagen de Cristo en el huerto
Imagen de Cristo en el huerto - Luna Revenga

Los cofrades volverán a la basílica para honrar y rezar al Cristo de las leyendas durante los famosos «Reviernes», que se celebran los siete viernes comprendidos entre la Pascua de Resurrección y la de Pentecostés. Esta procesión salió el Viernes Santo de 1967, haciendo diferentes recorridos hasta que en 2001 comenzó a realizar el itinerario que hemos explicado.

A las 3 de la mañana sale de la iglesia conventual del monasterio de Santo Domingo el Antiguo, el Cristo de la Expiración que salió por primera vez a las 3,30 horas del 18 de abril de 1930 de la iglesia conventual de las religiosas capuchinas, sobre unas sencillas andas, acompañados por unos sesenta cofrades de su cofradía fundada ese mismo año. En la puerta de la iglesia capuchina se rezó la primera estación del Vía Crucis que dirigió el capellán de la cofradía Emiliano Segura, hermano del cardenal Segura. A lo largo de los años esta procesión se ha conocida como la «del Silencio».

Traslado de sede

En 2008 las monjas capuchinas dejaron su convento llegando unas religiosas carmelitas, que no quisieron que la cofradía tuviese su sede canónica en el convento, por lo que la copia del Cristo de la Expiración y la sede de la cofradía fue trasladada, de acuerdo con las religiosas cistercienses, al monasterio de Santo Domingo el Antiguo.

La imagen del Cristo que regaló a las capuchinas el cardenal Pascual de Aragón quedó en una capilla del convento al lado derecho del altar. Sale de la plaza de Santo Domingo el Antiguo y antes de volver recorrerá todo el centro de la zona antigua de la capital.

En su pregón de la Semana Santa de 1991, Cleofé Sánchez Montealegre, canónigo fallecido hace unos meses, vaya esta cita de cariñoso recuerdo, escribía: «No duermas, Toledo, que entregarse al sueño es traición en noche toledana del Viernes Santo. Noche de Toledo, donde el amanecer es presagio de acontecimientos. Hay que estar en vela, porque en la entrada del Arrabal la Madre se encuentra con su Hijo. Procesión del Encuentro».

El 16 de abril de 1954, a las 6,00 horas, en la iglesia de Santiago el Mayor o del Arrabal salía por primara vez la procesión del Santo Encuentro con las imágenes de Jesús Nazareno y Virgen de los Dolores, sin embargo no apareció anunciada en los programas oficiales de Semana Santa hasta 1964. Esta madrugada partirá a las 6,30 la Virgen de los Dolores saldrá de su sede canónica y por puerta de Bisagra, Real del Arrabal, Carrera a la puerta Nueva y Jesus Nazareno irá por Real del Arrabal, Azacanes y Puerta Nueva donde se producirá el Santo Encuentro, entre Madre e Hijo. Después junto volverán a Santiago el Mayor.