El monte ofrece 2.000 empleos

Una convocatoria de ayudas busca reconvertir a los trabajadores de la construcción en empleados forestales

TOLEDO Actualizado:

Una convocatoria de la Consejería de Agricultura de ayudas forestales podría generar más de 2.000 empleos, según los cálculos del consejero José Luis Martínez Guijarro, que presentó ayer la Orden, publicada el pasado 10 de enero en el Boletín Oficial de la Región y cuyo plazo de presentación de solicitudes finaliza el 15 de febrero.

Se trata de ayudas para la implantación de medidas preventivas de lucha contra incendios forestales y para inversiones en materia de conservación de bosques y terrenos forestales, tanto de propiedad pública como privada. El presupuesto para los próximos tres años es de 82 millones de euros, la mayoría procedente de los fondos europeos y el resto, a partes iguales, entre el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino y la Consejería de Agricultura.

Los 2.000 empleos que se podrán generar con la puesta en marcha de estos trabajos de actuación en los montes —en 60.000 hectáreas— y de creación de infraestructuras —400 puntos de agua, mejora de 3.800 kilómetros de caminos y 140.000 hectáreas de planificación—, será a través de las empresas forestales, que son las encargada de realizar los trabajos.

El consejero quiso aclarar, ante las solicitudes llegadas a su departamento, que no se trata de un concurso público de la Junta de Comunidades. Además, detalló que el objetivo es que las personas que hayan estado trabajando en otros sectores, como la construcción en el medio rural, mediante la formación necesaria, «puedan recolocarse de forma sencilla», según dijo Martínez Guijarro.

Las subvenciones previstas en esta convocatoria plurianual —las ayudas se adjudican por tres años para que las empresas del sector y propietarios de los montes que las soliciten «puedan organizar los trabajos con mayor planificación, mejorando la estabilidad en el empleo y mejorando la eficiencia administrativa», según el consejero—, van desde los 45.000 euros para la instalación de un punto de agua, entre 2.000 y 3.000 euros por hectárea, en función de la dificultad del terreno, para los tratamientos silvícolas; 15.000 euros por kilómetro de camino a arreglar y 36 euros por hectárea para planificación forestal.

También esta convocatoria pretende fomentar la extracción de los residuos forestales que se generan con los tratamientos silvícolas, por lo que se incluye una ayuda de 500 euros/hectárea para fomentar la biomasa como combustible de uso energético.

El consejero de Agricultura y Desarrollo Rural considera que podrían presentarse unas 3.000 solicitudes al año, de las que el 45% procederían de las corporaciones locales, el 38% de empresas públicas y el resto de particulares y entidades sin ánimo de lucro.