Emiliano García-Page, en el Comité Federal del PSOE
Emiliano García-Page, en el Comité Federal del PSOE - EP

Page, sobre Cospedal: «Cuando alguien es mala con los ciudadanos, lo es con compañeros»

«En España se están dando por normal cosas que en cualquier otro país supondrían un auténtico giro político», ha dicho el presidente de Castilla-La Mancha

MadridActualizado:

Seis días después de que anunciara su marcha del Comité Ejecutivo Nacional del PP y cuatro después de dejar su escaño en el Congreso de los Diputados por Toledo, María Dolores de Cospedal sigue centrando el debate político en Castilla-La Mancha, y casi en España, por los audios en los que se la escucha hacer negocios con el excomisario José Manuel Villarejo. Desde que se conocieron estos hechos han sido numerosas las reacciones de unos y otros valorando las actuaciones pasadas y presentes de la exsecretaria general del PP y expresidenta castellano-manchega.

Este sábado volvieron a sucederse las declaraciones al respecto y una de las más mordaces hasta el momento es la que pronunció el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. «Cuando alguien es mala persona con los ciudadanos, lo es incluso con los compañeros de su partido. A las pruebas nos tenemos que remitir», afirmó el también secretario general del PSOE a su llegada a la reunión del Comité Federal de su partido celebrada en la localidad de Fuenlabrada (Madrid).

El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha cargado contra la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal, y la ha acusado de ser las dos caras de una moneda: por un lado, la de los recortes del PP y, por otro, la de «los manejos y métodos absolutamente corrompidos en el ámbito político».

A su llegada al acto de proclamación de candidatos del PSOE a presidir las comunidades autónomas, en Fuenlabrada (Madrid), ha sido preguntado por la salida de Cospedal de la política tras filtrarse sus conversaciones con el excomisario José Manuel Villarejo -en prisión por presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales, revelación de secretos y extorsión-, en las que le pedía investigar el papel de su compañero Javier Arenas en la fundación Asociación de Estudios Europeos, y ha afirmado: «Cuando alguien es mala persona con los ciudadanos, lo es incluso con los compañeros de su partido. A las pruebas nos tenemos que remitir».

Según él, «en España se están dando por normal cosas que en cualquier otro país supondrían un auténtico giro político» y ha dicho que lo sucedido con Cospedal debe tener consecuencias. «Realmente, es muy grave», ha apuntado, y ha añadido que se trata de «la manifestación de la política más sucia».

En este sentido, ha acusado a los 'populares' de «echar balones fuera» como hicieron «cuando defendían a Bárcenas o cuando decían que no conocían a un tal Bigotes». Así, le ha recordado al actual presidente del PP, Pablo Casado, que aún quedan 56 resoluciones judiciales pendientes que afectan a su formación y que él ya formaba parte del partido en las épocas que se investigan.

De parecida manera se pronunció la portavoz del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, quien acusó al PP regional de «escurrir el bulto» y no ser contundente para decir que la expresidenta regional, María Dolores de Cospedal, «no merece ser presidenta de Honor» de la formación popular.

Es la respuesta de Fernández, en réplica a la situación del Gobierno autonómico, que «está inmerso en un ejercicio importante de apertura a la sociedad», con la del PP «con un presidente interino que se encuentra día sí y día también con noticias que ya sabíamos»

De este modo, Fernández planteó al presidente regional del PP, Francisco Núñez, si cree que Cospedal debe ser nombrada presidenta de Honor tras salir a la luz presuntos casos de espionaje llevados a cabo cuando presidió la Junta durante la pasada legislatura.

Unas «maniobras opacas» que, a su juicio, posiblemente se llevaron a cabo contra el expresidente socialista José María Barreda y el que entonces era candidato a la Presidencia regional, Emiliano García-Page, «y no sabemos si a más gente», contratando a Método 3 «con dinero público».

«Los dirigentes populares están tardando en ser contundentes para decir alto y claro que Cospedal no merece ser la presidenta de Honor de su partido», incidió Fernández, quien reprochó la inacción de su presidente, Francisco Núñez: «Escurre el bulto por no saber qué hacer con Cospedal, aparte hablar bien de ella y no confirmarla como presidenta de Honor».

Cese de Dolores Delgado

Un guante que fue recogido por Francisco Núñez, quien contratacó pidiendo a García-Page y a los socialistas castellano-manchegos que reclamen al presidente Pedro Sánchez, de igual modo, el cese o la dimisión de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, por sus reuniones también con el excomisario Villarejo.

Así se pronunció ayer en Toledo, tras presidir el inicio de las Mesas de Trabajo de su partido a nivel regional, a preguntas de los periodistas sobre el presunto espionaje encargado a la agencia de detectives Método 3. «El PSOE lo que está intentando es hablar continuamente del pasado. Es un tema ya juzgado», subrayó.

Para el presidente popular de Castilla-La Mancha, ayer, en el Comité Federal del Partido Socialista, García-Page tenía que haber levantado la mano y decir dos cosas a Sánchez: «que no está de acuerdo y no va a defender la política que está aplicando en Cataluña, que esta provocando un clima de tensión inaudito, protegiendo a los separatistas».

Y, segundo, «para pedir la dimisión de la ministra de Justicia y para que aquella medicina que ha querido aplicar a los demás se la aplique hoy a su propio partido», concluyó.