Ángel Nicolás, junto a Félix Peinado, presidente y secretario general de Cecam
Ángel Nicolás, junto a Félix Peinado, presidente y secretario general de Cecam - A. Pérez Herrera

Nicolás: «Tenemos que declarar la República de Castilla-La Mancha y así tendremos más dinero»

El presidente de Cecam critica las condiciones en las que se encuentra el que ha llamado «el tren de la risa» y la línea de ferrocarril de Madrid a Extremadura

ToledoActualizado:

«Tenemos que declarar la República castellano-manchega y así tendremos más dinero». Esta frase, que más bien podría pronunciar algún dirigente del Partido Castellano, ha sido dicha este martes por el presidente de la Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam), Ángel Nicolás. El representante de la patronal en la región, que ha ofrecido una rueda de prensa para hacer balance de su actividad, la ha usado irónicamente para expresar su malestar por la situación que atraviesa la línea de ferrocarril que une Madrid y Extremadura, pasando por la comunidad autónoma.

«Cuando uno ve el mapa de infraestructuras de España, se ve que hay una mancha negra en la zona oeste del país», ha afirmado Nicolás, quien dice que las inversiones en esta parte distan mucho de las que se hacen en el este, incluyendo el Corredor Mediterráneo. Así, ha criticado las condiciones en las que se encuentra el que ha llamado «el tren de la risa» y la línea de ferrocarril de Madrid a Extremadura, «con traviesas sueltos y medio podridas en muchos de sus tramos».

Este fue uno de los numerosos asuntos de los que habló el presidente de los empresarios castellano-manchegos durante un balance en el que avisó de una «raletización» de la economía regional en 2018 y en 2019. «Un mensaje que algunos pueden considerar negativo o catastrófico», manifestó Nicolás, pero que está basado en el informe de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), que situó el PIB de Castilla-La Mancha en 2,2% y el de España en 2,5%, mientras que para 2019 prevé una bajada al 1,7% en la comunidad autónoma y un 2,2% a nivel nacional.

«Esta tónica se repite en Castilla-La Mancha desde el inicio de la crisis, ya que antes crecíamos más que la media nacional. Algo no se está haciendo bien», recalcó el representante empresarial, quien se refirió a otros indicadores económicos, como el descenso del índice de confianza empresarial en la región, frente a lo que contrapuso el crecimiento del 4,2% de las exportaciones en los primeros 10 meses de 2018.

En el lado negativo, también resaltó el aumento de costes financieros, energéticos y de materias primas, lo que, en su opinión, «afecta a la competitividad de las empresas y penaliza la inversión, todo lo contrario de lo que necesitan las empresas». Además, el crecimiento económico no ha llegado por igual a las empresas, según Nicolás, que criticó el «aumento de la carga fiscal a las empresas de los últimos meses».

Récord de impuestos en 2018

«En 2018 hemos registrado un récord de recaudación en impuestos, más que antes de la crisis económica. En 2007 recaudamos menos y teníamos superávit, y hoy recaudando más tenemos déficit. Algo no se está haciendo bien», insistió el presidente de Cecam, que considera que «todos los estamentos económicos, menos la Administración, han hecho los deberes en materia de ahorro, mientras que el Estado presenta unos presupuestos expansivos».

Nicolás cree que «este no es el camino y que este planteamiento pondrá en duda la sostenibilidad del sistema. Parece que siempre venimos a poner la puntilla, pero como empresarios tenemos que decirlo». También criticó el argumento de que «cuando se destruye empleo es culpa de empresarios y cuando se crea es gracias a la administración», ya que la realidad, a su juicio, pasa por que «el 90% de los empleos los crea el sector privado». Así, en la región han sido 90.000 los puestos de trabajo creados en las empresas, por lo que reclamó de nuevo una bajada de impuestos en este sector.

Para el presidente de Cecam, según los cálculos de su organización, se necesita un total de 10.000 empresas más para recuperar niveles anteriores a la crisis, ya que en estos momentos es la cifra de diferencia con respecto a 2008, cuando había 137.000 sociedades. De este modo, alertó de que el ritmo de crecimiento empresarial se coloca en la región en 600 anuales, tasa con la que el sector tardaría 16 años en recuperarse.

Por todo, quiere trasladar a los principales partidos políticos que concurrirán a las elecciones del próximo 26 de mayo qué van a hacer para fomentar la creación de empresas o por sus medidas para que las ya instaladas crezcan. En este sentido, aprovechó la rueda de prensa para adelantarles sus reclamaciones: «Necesitamos unas condiciones mínimas, porque se está creando empleo pero a ritmo menor. Necesitamos una fiscalidad acorde con el resto de comunidades autónomas, sobre todo las más competitivas, que siga fluyendo financiación para seguir invirtiendo y de una vez por todas reducción drástica en cuanto a trámites y simplificación administrativa».