La obra «Quijote, espejo del hombre» que representó a Colombia , país invitado en esta edición
La obra «Quijote, espejo del hombre» que representó a Colombia , país invitado en esta edición - Festival

Festival de AlmagroIgnacio García: «En el futuro Almagro será más americanista, feminista e inclusivo»

El director del Festival de Teatro Clásico de Almagro destaca el «exito apabullante» del certamen, que contó con 33.000 espectadores y 60 llenos absolutos

ToledoActualizado:

Pasadas menos de 24 horas del cierre del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, su director Ignacio García hizo balance este lunes de su primer año al frente de esta cita cultural, la más importante para el teatro del Siglo de Oro a nivel nacional e internacional.

Ignacio García se muestra satisfecho por el éxito «apabullante» de esta edición y por los resultados obtenidos. Por los diferentes escenarios del festival han pasado 33.000 espectadores (la misma cifra que el año pasado), han habido 60 llenos absolutos y se han recaudado más de 554.163 euros en taquilla, lo que ha supuesto cubrir los gastos con los ingresos de las entradas puestas a la venta del presupuesto total, que ascendía a 500.000 euros, un 20% menos de prepuesto a 2017.

El director reconoce que, a pesar del reajuste presupuestario y a la dificultad por el poco tiempo que tenía para la organizar el certamen (fue nombrado en octubre de 2017), está muy contento por haber podido poner en marcha unas líneas claras, que espera ir profundizando en las próximas ediciones.

Ha indicado que la programación ha sido fiel a los ejes que se marcó cuando asumió el cargo. En este sentido, ha manifestado que de las 124 representaciones programadas, 108 fueron textos del Siglo de Oro, escritos originalmente en español.

«Creo que este año hemos abierto unos caminos que tienen que ver con lo americanista, con lo femenino e inclusivo y en lo que tenemos que seguir yendo más lejos, año tras año. Creo que más que nunca nos hemos sentido orgullosos de lo que dice Cervantes, Lope, Calderón, Sor Juana Inés de la Cruz. Es un camino intenso, esforzado, pero que nos va a deparar enormes satisfacciones», ha afirmado el también director de escena.

El director también tiempo en esta entrevista para repasar la programación de este año, la presencia de Colombia, como país invitado y del futuro del certamen ciudadrealeño:

¿Ha cumplido las expectativas que tenía cuando asumió el cargo en octubre de 2017?

Sí. Este año la cifra de ingresos es superior a la que nos habíamos comprometido con el Patronato, la cifra de espectadores es la misma que la del año pasado. Teniendo en cuenta que hubo un reajuste presupuestario y la dificultad por el poco tiempo que hemos tenido para la organización, estoy muy contento de haber podido poner organizar un festival con tanta diversidad.

En cuanto a la representación española en Almagro, ¿qué destacaría?

Empezando por la Compañía Nacional de Teatro Clásico, que representó cinco espectáculos distintos y un total de 28 funciones. Hemos tenido desde «Noviembre Teatro» con la dirección de Eduardo Vasco, «El caballero de Olmedo», la comedia «Aquilana», dirigida por Ana Zamora, «La cueva de Salamanca», de Emilio Gutiérrez Caba. Tengo que destacar los grandes trabajos hechos por mujeres: Helena Pimenta, con «El banquete», Ainhoa Amestoy y sus «Desengaños amorosos», «Mestiza», que es un texto de Julieta Soria, «Nacida sombra», bajo la dirección de Rafaela Carrasco. Las mujeres españolas, tanto autoras como directoras, han tenido una enorme relevancia. Sin duda, han sido los grandes éxitos de esta edición.

Ha hablado del puente que se ha establecido con América Latina, ¿cómo ha visto la presencia de Colombia, país invitado del festival?

La participación de Colombia ha sido total y transversal. Con el propio cartel con la imagen de Fernando Botero, gracias a la cesión que hizo el artista con la colaboración del Ministerio de Cultura colombiano, hasta un total de cinco espectáculos: dos teatrales, una lectura y dos conciertos. Con «Macbeth» por el Teatro Colón y la compañía Estable; «El Carnero» del Teatro Colón, con la Tropa Teatro que representó «Quijote, espejo del hombre» ; el concierto de música ficta barroco «De buen garbo y buen porte», que se complementó con una exposición sobre la artesanía colombiana en el Parador de Almagro. Creo que Almagro ha sido el escaparate ideal para el talento colombiano y para sus miradas sobre el Siglo de Oro. Nos han mostrado el enorme talento y la creatividad que hay en ese país.

Al margen de Colombia, han asistido otros países de ese continente, ¿qué espectáculo destacaría?

Lo que se está haciendo en América Latina es un teatro muy comprometido, socialmente implicado para transformar sus entornos, muy libre y creativo a la hora de mirar el Siglo de Oro, desde «Divino Pastor Góngora», que representó a México a la «Discreta enamorada», de Argentina, que cerró el festival. La participación de México, Ecuador y Brasil en barroco infantil y en Almagro Off. Creo que en toda Latinoamérica hay una gran capacidad actoral y de los directores de mirar a los clásicos de otra manera. Queremos que este continente siga siendo una vocación necesaria. Primero, por cómo miran sus artistas a nuestros clásicos y segundo, porque ellos también generaron muchos textos clásicos.

Esta edición ha sido una cita cultural accesible, ¿cómo ha sido esta experiencia?

Fue posible gracias a una colaboración de la ONCE. No nos podíamos imaginar un festival en el que los ciegos pudieran ver, disfrutar y hacer teatro. Hemos tenido de todo: desde paseos táctiles para personas con discapacidad visual, audio descripción, sobre titulación y bucle magnético. En definitiva, ha habido un gran esfuerzo para que la cultura sea accesible para todos, que es lo que nos obliga nuestra condición de institución pública.

Finalmente, ¿cómo ve el futuro del festival?

Lo veo de una manera muy halagüeña y optimista. Creo que este año hemos abierto unos caminos que tienen que ver con lo americanista, con lo femenino e inclusivo. Tenemos que conseguir que más gente venga a Almagro con nuevas propuestas sobre el Siglo de Oro. Es un camino intenso, esforzado, pero que nos va a deparar enormes satisfacciones.