Antonio Román aspira el 26 de mayo a revalidar un cuarto mandato al frente del ayuntamiento de Guadalajara
Antonio Román aspira el 26 de mayo a revalidar un cuarto mandato al frente del ayuntamiento de Guadalajara - ABC

Antonio Román no se quedará en la oposición si pierde las elecciones

El alcalde de Guadalajara desde 2007 desvela que fue una de las «condiciones» que puso a su partido, el PP, cuando le pidieron que volviera a presentarse

GuadalajaraActualizado:

Antonio Román, alcalde de Guadalajara desde 2007 y candidato del PP, reveló este sábado que si pierde las elecciones, renunciará a su acta de concejal y no se quedará en la oposición.

«Fue unas de las condiciones que puse a mi partido cuando me insistieron en cambiar mi decisión de abandonar la política y que volviera a presentarme», señala en una entrevista a Efe el también senador. En caso de perder, Román cree que «habrá terminado un ciclo después de 24 años y 12 de alcalde», por lo que daría un paso atrás y «tendrá que haber personas que en la oposición puedan aportar más».

Román afirma tener ganas e ilusión para seguir al frente del Ayuntamiento, aunque es «un cargo absorbente, que desgasta y que tienes que tomar decisiones». Sin embargo, al mismo tiempo «va iluminando, porque cada día ves cosas nuevas que hacer en la ciudad». Ser alcalde es «de los cargos más intensos, pero también son de los que más llenan», asegura.

Como logros en estos 12 años de gobierno, destaca la implantación de la «Smart city», su apuesta por el deporte y una gestión eficiente del agua. En cuanto a las próximas elecciones, cree que «las personas, en un momento de incertidumbre como el que hay actualmente, tienen la oportunidad de apostar por ti porque saben cómo gestionas, con honestidad».

Si es reelegido el próximo domingo, las prioridades de Román serían: primero, tener un presupuesto municipal; segundo, organizar las fiestas; y tercero, poner en marcha un plan de choque de limpieza.

Otras de sus propuestas electorales son: la recuperación de la cárcel provincial en la que se desarrollaría un centro residencial y de ocio para universitarios o mayores; la recuperación del Fuerte de San Francisco para convertirlo en un museo y centro cultural; la recuperación de la antigua cárcel de mujeres para hacer de centro de familia; y una nueva piscina cubierta en la zona de Fuente de la Niña.