Jaime Rubio Rosales - Sancocho de Ideas

Curiosidades nazis en Canarias

Los aliados vigilaban Fuerteventura desde el aire con aviones de reconocimiento que observaban y fotografiaban toda actividad extraña entorno a Villa Winter, como demuestra el derribo del avión inglés

Jaime Rubio Rosales
Jaime Rubio
Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Entre las curiosidades de los documentos desclasificados por el FBI en 2014 hay un par de datos referentes a Fuerteventura. Uno es la posibilidad de que Hitler no hubiera muerto en el búnker de Berlín,en Abril de 1945, y recalara en Fuerteventura en su huida a Argentina, tal y como ha sido ampliamente tratado en la docuserie, Persiguiendo a Hitler, del Canal Historia.

El otro dato intrigante era el temor de los militares americanos de que los alemanes instalaran una base secreta, no de submarinos, sino de las temibles bombas-cohete, V2, en la isla de Fuerteventura, para atacar la costa este de Estados Unidos. La idea parece descabellada, pero no lo es si Von Braun hubiera tenido tiempo para desarrollar la tecnología de largo alcance de la V2.

Precisamente estos días, la prensa de Canarias ha recogido el testimonio de varias personas que trabajaron en unos gigantescos depósitos de combustible que los alemanes empezaron a construir, en 1944, en los bajos de Villa Winter, en Cofete, Fuerteventura. Así, el maestro albañil Ramón, se preguntaba para qué quería Gustav Winter construir bajo su casa unos depósitos enormes y con paredes de tres metros de grosor. Ramón se lo confesó a su amigo, Miguel Rodríguez Ruiz, un consignatario de buques de Tenerife que terminó afincado en Fuerteventura, tras casarse con una hermosa majorera.

El dato ha sido recogido por su hijo en la biografía que prepara sobre las aventuras de su padre durante la Segunda Guerra Mundial. Volviendo a los extraños depósitos de combustible de Villa Winter, es el propio Miguel Rodríguez, el que confiesa a su hijo que fue testigo de la misteriosa obra que se realizaba en la propiedad del ingeniero alemán, y “pensaba que los nazis estaban preparando aquellos depósitos para instalar algún laboratorio de pruebas de algún arma secreta que les ayudara a ganar la guerra”. También confesó “que en su barco llevó a Winter unas cajas de material desde Alemania que pesaban una tonelada. Y que esas cajas contenían, entre otras cosas, unas extrañas agujas que nunca había visto antes”.

Por otro lado, los aliados vigilaban Cofete desde el aire con aviones de reconocimiento que observaban y fotografiaban toda actividad extraña entorno a Villa Winter, como demuestra el derribo del avión inglés, a cuyo piloto el propio Rodríguez tuvo que asistir como interprete en el hospital de Antigua, en plena guerra. Piloto que terminó entregándole un rollo de fotos para hacerlo llegar al cónsul inglés en Gran Canaria. Mi pregunta: ¿Corroboran estas declaraciones lo que los americanos sospechaban que se estaba construyendo en Fuerteventura por parte de la Alemania nazi? Puede que sea pronto para decirlo, pero es un granito de arena que va en esa dirección.

Jaime RubioJaime Rubio