Barcos de pesca de la URSS en el Puerto de Las Palmas con el hotel «Los Bardinos» de Rumasa al fondo
Barcos de pesca de la URSS en el Puerto de Las Palmas con el hotel «Los Bardinos» de Rumasa al fondo - ABC

El coladero de espías soviéticos que Franco permitió en Canarias

Se cumplen cincuenta años de la creación de Sovhispan, el operador hispanoruso que mandaba en los Puertos de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. El régimen permitió desde 1969 que 5.000 marineros y 200 «técnicos» soviéticos operasen en las islas a cambio de divisas e inmunidad

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

En 1969 España y la URSS crearon un operador de pesca con base en las islas Canarias a fin de reforzar los vínculos económicos entre Madrid y Moscú al tiempo que el régimen de Franco mantenía su discurso contra el comunismo. Las embajadas de ambos países estaban sin jefes pero en las islas se movía el dinero a mansalva.

Antes que el 9 de febrero de 1977 España y la URSS normalizasen sus relaciones diplomáticas, en Canarias se gestionaba desde 1969 el 50% del negocio del pescado de la URSS con 1.500 buques de altura, 15.000 marineros soviéticos y 200 «técnicos» a cambio de 20 millones de dólares para España e inmunidad total para los empleados soviéticos. En ese caladero de mano de obra, los espías del KGB operaban en África a través del negocio pesquero. Así lo contaba ABC.

Tuvo que llegar la democracia para poner orden. Fueron expulsados por esta ocupados en tareas de espionaje en la empresa hispanorusa Yuri Timofeiev, Yuri Makarov, Guennadi Sveshnikov y Yuri Bytchkov. No solamente estaban trabajando contra los intereses nacionales en Canarias sino en Galicia y Cataluña. Bytchkov se marchó de Canarias el 28 de marzo 1981 por espionaje tras el golpe de Estado del 23-F, que lo vivió en Galicia. Sostenía que estaba investigación fraudes pesqueros en España por altos cargos de la UCD.

Las embajadas estaban cerradas pero la URSS colocaba 5 millones de dólares en Canarias para negocios pesqueros con el régimen de Franco

De acuerdo con los datos que tiene el Departamento de Estado de EE.UU., Vladimir Yefremenkov, segundo secretario de la embajada soviética en Madrid, fue expulsado por intentar obtener información sobre el CNI y del grupo terrorista canario Mpaiac empleando dinero americano. A la salida de altos cargos rusos del negocio pesquero siguió el director de Aeroflot, Vasiliy Fedorin, y el ingeniero Vladimir Tirtishnikov por acusaciones de espionaje. Uno de ellos intentó infiltrarse en el Ejército del Aire para determinar sus actitudes hacia la entrada de España en OTAN.

La llegada de «pescadores» a Canarias generó tensión entre España y Estados Unidos porque la flota soviética de pesca dio entrada al espionaje del KGB en parámetros industriales por las calles de las islas y en la costa africana. Los documentos desclasificados en Washington alertaban del papel de los soviéticos en África y, en especial, los intereses en desestabilizar Canarias.

Oficialmente, pesca

Hace 50 años España y Rusia empezaron a fortalecer en medio del Atlántico una alianza comercial con la empresa Sovhispan. Era una consignataria y después pasó a formar parte de la agenda pesquera de ambos países. En 1971 Sovhispan se estableció formalmente en Santa Cruz de Tenerife y una oficina de representación en el Puerto de Las Palmas. La inversión fue de cinco millones de dólares.

Poco a poco, los rusos optaron por Las Palmas de Gran Canaria por el ocio nocturno. En aquella época en la ciudad de Las Palmas había 92 discotecas. Ahora no hay ni cuatro tras el cierre de Wilson. Fernando Eguidazu Palacios, consejero del Banco de España, fue quien estuvo al frente de Sovhispan al estar participada por el Estado.