La Mesa del Parlamento balear aprueba la destitución de Huertas como presidenta de la Cámara

Un informe de los letrados de la institución señalaba que de no procederse al cese inmediato se estaría incurriendo en un delito de prevaricación

Palma de MallorcaActualizado:

La Mesa del Parlamento balear ha celebrado este miércoles una reunión extraordinaria en la que ha aprobado la destitución de la hasta ahora presidenta de la Cámara, Xelo Huertas. La decisión ha sido adoptada después de que los integrantes de la Mesa hayan leído un informe de los letrados de la institución en el que se señalaba que de no procederse al cese inmediato de Huertas, se podría incurrir en un delito de prevaricación.

La Mesa estaba integrada por la propia Huertas, dos representantes del PP, uno del PSOE y otro de la coalición econacionalista MÉS. La sesión se ha iniciado por la mañana y tras un receso se ha reanudado por la tarde. Huertas se ha inhibido de participar en la Mesa, ya que el asunto que se trataba hoy le afectaba de forma directa. A su salida del Parlamento, en torno a las cuatro y media de la tarde, Huertas ha declinado hacer declaraciones a los medios.

Cabe recordar que el martes de la pasada semana había habido ya una primera reunión extraordinaria de la Mesa para tratar sobre la posible destitución de Huertas. Sin embargo, Huertas había abandonado dicha reunión porque uno de los integrantes de la Mesa, el vicepresidente primero de la Cámara y diputado socialista, Vicenç Thomàs, tenía en su poder un documento de la letrada del Parlamento sobre el proceso de destitución que no había sido facilitado a la propia Huertas. La afectada alegó «indefensión» y se fue. Los diputados populares Miquel Vidal y Miguel Jerez, también integrantes de la Mesa, se marcharon por el mismo motivo.

En principio, en esa primera reunión debía darse cuenta de que el pasado 9 de enero Huertas y la diputada autonómica Montserrat Seijas fueron expulsadas formalmente del Grupo Parlamentario de Podemos. Teóricamente, a continuación debería haberse debatido sobre la posibilidad de destituir a Huertas como segunda autoridad del Archipiélago, ya que el nuevo reglamento del Parlamento autonómico establece, en su artículo 39 c, que uno de los motivos para el abandono de la Mesa por parte de un diputado o una diputada es «dejar de pertenecer a su grupo parlamentario».

El mencionado documento de la letrada del Parlamento, que constaba de 13 puntos, proponía que una vez que la Mesa hubiera aceptado el escrito de expulsión de Huertas y de Seijas de Podemos y el pase de ambas al Grupo Mixto, se declarase vacante la presidencia en aplicación del mencionado artículo. El informe de los letrados de la Cámara hecho público este miércoles se pronunciaba en el mismo sentido y recordaba que el reglamento de la institución tiene rango de ley. Tras el cese de Huertas, pasará a presidir el hemiciclo de forma provisional el ya citado Thomàs, hasta que sea nombrado un nuevo presidente en los próximos días.

Las formaciones que conforman el actual tripartito balear, el PSOE, MÉS y Podemos, habían acusado en estas últimas semanas al principal partido de la oposición, el PP, de querer entorpecer la destitución de Huertas, mientras que los populares aseguraban que únicamente deseaban que el posible cese, de producirse finalmente, se hiciera con todas las garantías jurídicas. El pasado lunes, en la Junta de Portavoces, los integrantes del tripartito habían pedido de nuevo a Huertas que dimitiera, pero esa renuncia no se produjo.

Tras haberse confirmado esta tarde el cese de Huertas, la portavoz del PP en el Parlamento regional, Margalida Prohens, ha señalado ante los medios que «el desbloqueo» de la situación «ha venido de la mano del PP». Por su parte, el secretario general de Podemos Baleares y diputado autonómico, Alberto Jarabo, ha indicado que «hoy nos tenemos que sentir orgullosos de que nadie pueda asociar el nombre de Podemos a personas que consideramos que no han respetado nuestro código ético».

En un tono inusualmente duro, Jarabo ha dicho que se alegraba «muchísimo» de que el PP y Huertas «hayan decidido acabar con este circo que habían montado». Asimismo, ha recalcado que «no daremos las gracias al PP por cumplir la ley, sabemos que el PP no está acostumbrado a cumplir las leyes ni a beneficiar a la mayoría de la ciudadanía, pero tienen que empezar a cumplir las leyes». Asimismo, ha elogiado el trabajo realizado por los Servicios Jurídicos de la Cámara.

Posteriormente, en un tono más autocrítico, Jarabo ha señalado que «hemos aprendido que se pueden cometer errores», algo que ha atribuido a una «crisis de crecimiento», que, a su juicio, hará a los integrantes de Podemos «más fuertes y sobre todo también más creíbles de cara a la ciudadanía». En el mismo sentido se ha pronunciado la portavoz de la formación morada en el Parlamento, Laura Camargo, quien ha confirmado que su grupo sigue manteniendo que quien debería relevar a Huertas en la presidencia de la Cámara debería ser un diputado o una diputada de Podemos.

El detonante de la actual crisis institucional, que desde hoy parece apuntar a su fin, cabe situarlo en noviembre del pasado año. Hace dos meses, Huertas y Seijas fueron suspendidas cautelarmente de militancia en Podemos por haber amagado, en un chat interno, con no apoyar los Presupuestos de la Comunidad de 2017 si no se renovaba un convenio que el laboratorio científico del dirigente Daniel Bachiller tenía suscrito desde hacía una década con el Gobierno balear. La Comisión de Garantías regional fue la que informó del caso al órgano equivalente estatal.

El proceso disciplinario culminó recientemente con la expulsión definitiva de Huertas y de Seijas de Podemos y también del Grupo Parlamentario, a pesar de que finalmente las dos votaron a favor de los Presupuestos, al igual que sus ya excompañeros de partido. Ambas diputadas han venido reiterando que su expulsión obedecería únicamente al hecho de haber cuestionado diversas actuaciones de la cúpula regional, acusación que ha sido negada por los actuales dirigentes.

Más allá de la decisión tomada este miércoles por la Mesa del Parlamento, Huertas y Seijas aún confían en que las demandas que presentaron recientemente contra Podemos puedan acabar revirtiendo la actual situación.

En ese contexto, cabe recordar que la titular del Juzgado de Primera Instancia número 14 de Palma, Irene Partida, admitió a trámite el pasado lunes la demanda presentada por Huertas contra Podemos a raíz de su expulsión definitiva de la formación morada. Huertas quiere que se anule el proceso que en última instancia determinó que habría vulnerado el código ético del partido. La magistrada señaló una vista de medidas cautelares para el próximo 9 de febrero.

Además, hace diez días Huertas había presentado ya un escrito en el que solicitaba a la Mesa que no adoptase ninguna decisión sobre un posible relevo en la presidencia del hemiciclo hasta que los tribunales se pronunciasen sobre la citada demanda.

Por lo que respecta a Seijas, la coordinadora del Grupo Parlamentario de Podemos Baleares Marta Maicas deberá comparecer el próximo 15 de febrero ante el juez, en calidad de investigada —equivalente a imputada—, para declarar por un presunto delito de falsedad documental. La citación judicial de Maicas está vinculada a la denuncia que el pasado mes de noviembre presentó Seijas contra su entonces todavía Grupo Parlamentario.

La demanda fue presentada porque los antiguos compañeros de Seijas utilizaron, sin su consentimiento, su firma digitalizada para retirar una serie de preguntas que la diputada había presentado ante la Comisión de Salud prevista para el 16 de noviembre. En aquellas fechas, la portavoz de Podemos en el Parlamento balear, Laura Camargo, señaló que la utilización de la firma de Seijas se debió a un «error administrativo» y recalcó que pidió disculpas a la propia diputada por estos hechos.