Podemos expulsa del partido a la presidenta del Parlamento balear

La medida afecta no solo a Xelo Huertas, sino también a la diputada regional Montserrat Seijas y al científico Daniel Bachiller

Palma de MallorcaActualizado:

La Comisión de Garantías de Podemos en Baleares ha comunicado este lunes a la presidenta del Parlamento balear, Xelo Huertas, a la diputada autonómica Montserrat Seijas y al secretario de Acción Institucional de la formación morada en el Archipiélago, Daniel Bachiller, su expulsión del partido, por «posible vulneración de los estatutos y del código ético». Esta decisión puede ser recurrida ahora ante la dirección estatal en un plazo máximo de siete días hábiles, que concluirá el próximo 16 de diciembre.

Cabe recordar que el pasado 7 de noviembre el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, anunció la suspensión cautelar de militancia para Huertas, Seijas y Bachiller, porque habrían incumplido el código ético de la formación. Al parecer, el pasado mes de octubre Huertas y Seijas habrían amagado en un foro interno de Podemos con no apoyar los Presupuestos de la Comunidad de 2017 si no se renovaba un convenio que el laboratorio científico de Bachiller tenía suscrito desde hacía una década con el Gobierno balear. Huertas y Seijas presentaron días atrás sendas alegaciones contra su suspensión cautelar de militancia, que finalmente no han sido consideradas suficientes por la Comisión de Garantías.

Podemos Baleares ha anunciado este lunes, a través de un comunicado, que hasta que la Comisión de Garantías Democráticas Estatal no adopte una resolución definitiva sobre los recursos que puedan presentar ahora Huertas, Seijas y Bachiller, estas tres personas «siguen en suspensión cautelar de militancia y siguen sin representar o hablar en nombre de Podemos».

En principio, Huertas podrá seguir como mínimo una semana más como presidenta de la Cámara autonómica en caso de que no opte por dimitir voluntariamente. Su expulsión definitiva de Podemos sí implicaría, según el actual Reglamento del Parlamento regional, su destitución automática del cargo.

A lo largo de las últimas semanas, tanto Huertas como Seijas habían negado de manera reiterada la veracidad de ese supuesto chantaje, al mismo tiempo que habían acusado al responsable del partido en Baleares y diputado autonómico, Alberto Jarabo, de haber maniobrado contra ellas por razones de carácter político interno. Ambas diputadas también habían denunciado que Jarabo estaría apoyando sólo a sus afines o que su antigua productora estaría siendo favorecida por el canal autonómico IB3, extremos ambos que Jarabo ha negado en diversas ocasiones.

La tensión interna entre críticos y oficialistas se intensificó el pasado mes de noviembre, cuando Seijas denunció que el Grupo Parlamentario de Podemos utilizó, sin su consentimiento, su firma digitalizada para retirar una serie de preguntas que había registrado ante la Comisión de Salud prevista para el 16 de noviembre. Seijas presentó por ese hecho una denuncia ante el Juzgado, que fue admitida a trámite.

Por su parte, la portavoz de Podemos en el Parlamento balear, Laura Camargo, señaló que la utilización de la firma de Seijas se debió a un «error administrativo» y añadió que había pedido disculpas a la propia diputada. Tras la denuncia efectuada por Seijas, Huertas registró un escrito en el Parlamento regional en el que desautorizaba a Podemos a utilizar su propia firma digitalizada a partir de ahora. Ambas diputadas habían acusado además a la dirección regional de la formación morada de «prácticas estalinistas» y «caza de brujas» contra los críticos.

Paradójicamente, Huertas y Seijas votaron el pasado 22 de noviembre en el mismo sentido que sus hasta hoy compañeros de Podemos en el Parlamento regional, pues votaron en contra de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos de la Comunidad de 2017 presentadas por las tres formaciones que se encuentran en la oposición, el PP, Proposta per les Illes y Ciudadanos.

En principio, las cuentas autonómicas del próximo año serán presentadas para su aprobación a finales de este mes de diciembre. En ese contexto, en el pleno ordinario celebrado la pasada semana, Huertas había vuelto a criticar que se le hubiera abierto un expediente disciplinario. «Yo todavía no he votado. ¿Cómo pueden acusar de un hecho que no ha sucedido?», afirmó.

Por lo que respecta a Seijas, tras conocer este lunes la resolución de la Comisión de Garantías de Podemos, ha señalado que aún no tiene decidido si continuará o no como diputada. En declaraciones al canal autonómico IB3, Seijas ha indicado que en caso de seguir en el Parlamento balear, ya como integrante del Grupo Mixto, lo haría manteniendo los posicionamientos ideológicos de Podemos.

La expulsión de Huertas y de Seijas no altera aritméticamente la mayoría absoluta con que por ahora cuenta la presidenta de la Comunidad, la socialista Francina Armengol, en la Cámara autonómica. El Parlamento balear está compuesto por 59 escaños, de los cuales 34 corresponden en esta legislatura a la suma de diputados de las tres formaciones que apoyan a Armengol. En concreto, el PSOE cuenta con 15 diputados, Podemos tenía 10 hasta ahora —que se quedarán en ocho— y la coalición econacionalista MÉS cuenta con 9 en total. En la oposición, el PP tiene 20 escaños, Proposta per les Illes cuenta con tres y Ciudadanos tiene dos diputados.

En declaraciones a IB3, el presidente interino del PP de Baleares y diputado autonómico, Miquel Vidal, ha recalcado este lunes que reclama a los integrantes del tripartito «lo que ellos piden muchas veces, diálogo y consenso». En esa misma línea, ha añadido que espera que «los líos de determinados grupos de personas no sirvan para producir líos en toda una sociedad, como ocurre en estos momentos».