Bauzá y Company se saludan al comienzo del congreso regional
Bauzá y Company se saludan al comienzo del congreso regional - EFE

Biel Company será el nuevo presidente del PP balear

El exconsejero de Agricultura se ha impuesto con claridad a su rival, el expresidente José Ramón Bauzá, obteniendo casi el 72 por cien de los votos de los afiliados

PALMA DE MALLORCAActualizado:

El actual diputado autonómico y exconsejero de Agricultura, Biel Company, será el nuevo presidente del PP balear. En el congreso regional celebrado este fin de semana, Company ha obtenido el 71,8 por ciento de los votos de la militancia, mientras que el otro aspirante al cargo, el expresidente balear y actual senador, José Ramón Bauzá, ha conseguido el 27,1 por ciento de los sufragios.

Un total de 22.736 afiliados han tenido la posibilidad de escoger, bajo la fórmula de «un militante, un voto», entre las dos candidaturas que se presentaban en este cónclave. Al final, han votado 7.394 afiliados, es decir, un 32,2 por cien del total.

Company ha obtenido 5.306 votos y Bauzá ha logrado 2.010 en total. Además, seis votos han sido declarados nulos y ha habido 72 en blanco. El nuevo presidente del PP balear ha obtenido más votos que su rival en las cuatro islas —Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera—, así como en Palma o, como curiosidad, en el municipio mallorquín de Marratxí, del que Bauzá fue alcalde hace una década.

Desde julio de 2015, había una dirección interina en el PP balear, después de que Bauzá hubiera sido forzado a dimitir como líder del partido por los malos resultados electorales obtenidos por los populares isleños en los comicios municipales y autonómicos de aquel año. El PP ganó dichas elecciones en la Comunidad, pero perdió la mayoría absoluta con que contaba en las principales instituciones, lo que posibilitó la conformación de tripartitos integrados por el PSOE, la coalición econacionalista MÉS y Podemos.

En el penúltimo congreso del PP balear, celebrado en junio de 2012, solo hubo una candidatura, la del entonces presidente Bauzá. Con anterioridad, en el cónclave regional celebrado en marzo de 2010, sí había habido también dos candidaturas, la de Bauzá y la del entonces alcalde de Calviá, Carlos Delgado. Bauzá ganó hace siete años, logrando el 69,1 por ciento de los votos frente al 30,8 por ciento conseguido por Delgado.

Por primera vez en un congreso de esas características, en 2010 el presidente de los populares del Archipiélago fue elegido por la militancia de manera directa y secreta. Del total de 19.080 afiliados que había entonces en el PP balear, votaron 9.259, es decir, el 48,5 por ciento del total. En el congreso de este fin de semana, la participación de los militantes ha sido sensiblemente más baja, en concreto 16 puntos menos que hace siete años.

Las diferencias entre Company y Bauzá, o entre sus respectivas candidaturas, eran, sobre todo, de carácter personal. De hecho, en estos últimos meses ambos ni siquiera se saludaban cuando coincidían en un acto público o institucional. Sin embargo, ayer sábado, justo antes del inicio del cónclave, Company y Bauzá se dieron la mano y se abrazaron, en un gesto que el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, agradeció públicamente. Ese gesto se repitió de nuevo por la tarde, tras sus respectivas intervenciones, y otra vez esta tarde, tras conocerse los resultados que otorgaban la victoria a Company.

Cabe recordar que Company suele ser adscrito al llamado sector regionalista del partido, mientras que Bauzá suele ser ubicado en el denominado sector españolista. Aun así, las propuestas programáticas expuestas por ambos estos días no guardaban diferencias esenciales. Así, por ejemplo, Company y Bauzá han defendido un modelo educativo trilingüe, que ya estuvo vigente en la pasada legislatura, o han abogado por una línea ideológica centrista para que el PP pueda volver a gobernar en la Comunidad tras los comicios municipales y autonómicos de 2019.

En cualquier caso, la campaña previa al congreso había sido de una dureza sin precedentes. Company llegó a acusar a Bauzá de practicar el «juego sucio», en el sentido de que a lo largo de las dos últimas semanas habría filtrado noticias negativas o bulos sobre el exconsejero de Agricultura, con el único objetivo de intentar desacreditarle. Se ha llegado a tildar a Company de «nacionalista», «catalanista» o incluso «separatista», calificativos que el hoy ganador ha desmentido una y otra vez, al mismo tiempo que se definía de manera reiterada como «español», «balear» y «constitucionalista».

Desde el entorno de Bauzá se negó que hubieran alentado una campaña contra Company desde determinados medios, al mismo tiempo que cuestionaron el proceder de la actual dirección interina, por haberse pronunciado abiertamente a favor de Company. En cualquier caso, la propia campaña personal de Bauzá fue muy respetuosa siempre y en positivo.

La primera intervención de Company ante los militantes ya como nuevo presidente del PP balear ha sido en su integridad en catalán. Al inicio de su alocución, una afiliada le ha pedido: «En español, por favor». La respuesta de Company ha sido «enseguida voy». Tras unos instantes de aplausos, murmullos y de una ligera tensión entre una parte de los asistentes, rota con gritos de «¡presidente, presidente!», el nuevo líder regional ha añadido: «Hoy es un día de fiesta para el PP y no tenemos que dejar que nadie lo ensucie». A continuación, ha seguido hablando en catalán hasta el final.

Ha sido la primera vez que Company ha utilizado única y exclusivamente una de las dos lenguas de la Comunidad durante el congreso, si bien también es cierto que este domingo tenía previsto que la mitad de su intervención final fuera en el otro idioma igualmente oficial del Archipiélago. Ayer sábado, por ejemplo, había empleado de manera alternativa el catalán y el castellano.

Durante su exposición de este domingo, Company ha hecho continuas alusiones a la necesidad de que el partido esté unido a partir de ahora, dejando atrás el enfrentamiento interno de estos últimos meses. «Todos tenemos que saber ganar y perder», ha recalcado. El objetivo común sería volver a gobernar en la Comunidad a partir de 2019, desbancando al actual tripartito. En ese sentido, ha dicho que hay que «sumar voluntades» y recuperar «la unidad» y «la ilusión».

Por lo que respecta a la campaña previa al congreso regional, Company la ha calificado como «larga» y «dura», reconociendo que «en algunos momentos no ha sido fácil aguantar», debido a que él mismo ha sido «uno de los que ha recibido más». En ese contexto, ha utilizado una metáfora futbolística y ha afirmado que «no está bien entrar sucio», en velada alusión a Bauzá. «Me han difamado, diciendo cosas que son mentira», ha proseguido.

Tras recordar los humildes orígenes de su familia, que eran agricultores, y también su trayectoria vital, ha insistido en la necesidad de que el PP balear trabaje unido a partir de ahora. «Me llena de orgullo y responsabilidad presidir este gran partido», ha dicho visiblemente emocionado, para añadir: «Os prometo que no os defraudaré». Finalmente, ha dado las gracias a todos los afiliados y ha pedido a los integrantes de la nueva dirección del partido que subieran al estrado. También ha hecho la misma solicitud a quien hasta hoy ha sido el presidente interino, Miquel Vidal, y a Bauzá. Con esa imagen de unidad, ha concluido el congreso.