Los frescos románicos de Sijena se exhiben en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC)
Los frescos románicos de Sijena se exhiben en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC)
Cultura

Ultimátum judicial a la Generalitat para que devuelva a Aragón los valiosos frescos románicos de Sijena

La juez que lleva el caso da a las autoridades catalanas 20 días de plazo para que digan cómo realizará el traslado

ZaragozaActualizado:

La Generalitat ha quedado forzada a devolver a Aragón el mayor tesoro románico que atesora en sus museos, las pinturas murales del Monasterio de Sijena (Huesca). Una sentencia falló a favor de Aragón en el pleito abierto hace unos años para dirimir la propiedad de esas pinturas. El pasado verano, los juzgados también dieron la razón a Aragón en contra de los argumentos técnicos expuestos por la Generalitat para impedir el traslado de esa joya de la pintura románica. Ahora, los tribunales ordenan que sean devueltas y da un plazo de 20 días a las autoridades catalanas para que digan cómo van a llevar a cabo dicho traslado.

Este nuevo auto ha sido dictado por la titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Huesca. Obliga a la Generalitat y a su Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), instalaciones barcelonesas en las que, desde hace décadas, se exhiben estas pinturas murales.

Son consideradas por los expertos como la más valiosa muestra de pintura mural románica que se conserva en España y una de las más valiosas de Europa.

Fueron arrancadas en dos tandas de su emplazamiento original, los muros de la Sala Capitular del Monasterio de Sijena. La primera parte se arrancó y trasladó a Cataluña en 1936. La segunda, en 1960.

En contra de lo defendido por las autoridades catalanas, la Justicia ha determinado que esas pinturas siguen siendo propiedad del Monasterio de Sijena y, por tanto, parte del patrimonio cultural aragonés. Sentenció que en Cataluña solo han estado en calidad de depósito en todo este tiempo y que, por tanto, ha lugar su devolución en el momento en el que Aragón las ha reclamado.

La Generalitat y el MNAC mantienen recurrida esa sentencia. Pero, mientras sigue su curso en instancias judiciales superiores, Aragón ha pedido -con éxito- la ejecución provisional de la sentencia. Es decir, que hasta tanto se produce una sentencia firme y definitiva, esas pinturas vuelvan a estar en su emplazamiento original. Y esto es lo que ha aceptado la juez oscense.

Las autoridades catalanas trataron de evitar este traslado argumentando que se pondrían en riesgo las pinturas. Sin embargo, esos argumentos técnicos fueron desechados por los tribunales, que determinaron que no hay elementos concluyentes para determinar que exista riesgo de conservación si se cumplen los requisitos apropiados. En definitiva, que es viable su traslado y que, por tanto, debe procederse a él.

El auto que se ha dado a conocer este lunes desde el juzgado número 2 de Huesca obliga a la Generalitat y al MNAC, pero también al Gobieron aragonés. La parte catalana tiene un plazo máximo de 20 días para detallar ante el juzgado el plan de desmontaje y traslado de esas pinturas románicas. El Gobierno aragonés, por su parte, queda obligado a presentar -en un plazo de diez días- el plan en el que detalle las condiciones estructurales y climáticas de la Sala Capitular del Monasterio de Sijena, en el que serán reintegradas las pinturas. Estos frescos datan del siglo XIII.

La situación jurídica en la que han quedado es similar a la del conocido como «tesoro artístico» de Sijena, las 97 piezas artísticas que la Generalitat también se ha visto forzada a devolver a Aragón por sentencia judicial. De esas 97 piezas, 51 regresaron al Monasterio de Sijena a finales de julio. El resto aún no han sido entregadas por las autoridades catalanas - dos de ellas dicen que no saben dónde están-, que ahora se enfrentan a responsabilidades judiciales por esta desobediencia.

Generalitat: el auto judicial, un «despropósito»

El auto judicial que obliga a devolver las pinturas de Sijena ha sido criticado por la Generalitat. Su portavoz, Neus Munté, lo ha calificado de «despropósito», el mismo calificativo que le ha dedicado a la orden judicial que, bajo amenaza de responsabilidades penales, dictó un juzgado para que entreguen las 46 piezas que aún no han devuelto del «tesoro artístico» de Sijena.

La portavoz de la Generalitat ha reiterado la tesis de que mover del MNAC esas pinturas murales supone un riesgo para esos frescos. Además, ha afirmado que tratarán de contrarrestar el auto judicial con nuevas acciones legales. La Generalitat, ha dicho Munté, «agotará todas las vías legales» a su alcance para evitar que las pinturas de Sijena salgan de Cataluña.