Los doce fardos de billetes de 50 euros que intervino la Guardia Civil
Los doce fardos de billetes de 50 euros que intervino la Guardia Civil
Sucesos

Un chino que iba a comprar un edificio pierde 300.000 euros por no declararlos

La Guardia Civil le ha pillado en Zaragoza, en un control de carretera, y le ha intervenido el dinero por su origen sospechoso

ZaragozaActualizado:

Un ciudadano chino de visita por España acaba de perder 300.000 euros por circular con ellos sin haberlos declarado. Ante las sospechas de que se tratara de dinero negro, la Guardia Civil ha intervenido el dinero y ha denunciado al propietario, que fue sorprendido en un coche en el que viajaba a Barcelona para comprar un inmueble, según declaró el mismo.

El hallazgo de estos fardos de billetes se produjo la pasada noche. Fue durante un control rutinario establecido por la Guardia Civil en una carretera de los alrededores de Zaragoza. El control se montó para prevenir el transporte de droga, armas u otro material ilícito, pero al parar el coche en el que viajaba este ciudadano chino los agentes se toparon con una bolsa llena de billetes de 50 euros. En concreto, 12 fajos de billetes de 50, que sumaban un total de 300.000 euros.

Curioso era también el medio de transporte en el que iba tal cantidad de dinero: un hatillo hecho con un pañuelo, que a su vez iba dentro de una bolsa de deporte. Estaba en el maletero del coche.

El rudimentario hatillo en el que iban los 300.000 euros
El rudimentario hatillo en el que iban los 300.000 euros

En el turismo viajaban tres personas. Cuando los agentes pidieron explicaciones por el dinero, el que ocupaba el asiento del copiloto dijo que era de él. Pero no pudo aclarar legalmente la procedencia de esos fardos de billetes, ni aportó el preceptivo formulario oficial que es obligatorio para poder mover dentro de España más de 100.000 euros en efectivo. Es un requisito que establece la Ley 10/2010 de prevenciónd e blanqueo de capitales y de financiación del terrorismo.

Ante esta circunstancia, los agentes intervinieron de inmedato el dinero y se lo llevaron a dependencias de la Guardia Civil junto a los tres individuos que iban en el coche. El ciudadano chino que dijo ser el propietario del dinero afirmó que llevaba tanto dinero encima porque estaba en España de viaje de negocios y se dirigía a Barcelona a comprar un inmueble.

La Guardia Civil le explicó que, ante la gravedad de la infracción que había cometido, no solo se iba a quedar sin el dinero sino que también se le iba a denunciar y se enfrentaría a la correspondiente sanción. Cuando se cumplimentaron las diligencias, quedó en libertad. De los 300.000 euros que llevaba con él, solo le dejaron 1.000 euros en concepto legal de «mínimo de supervivencia». Los 299.000 euros restantes han quedado en manos de las autoridades. Si el sospechoso no aporta documentación fehaciente que justifique la legalidad del dinero y de su transporte, lo perderá para siempre.