El PSOE agita en el Congreso las protestas de los estudiantes

Seis diputados socialistas, incluida su portavoz, cuelan en la sesión de control los enfrentamientos callejeros

MADRID Actualizado:

La izquierda se ha empleado a fondo esta semana en el Pleno del Congreso para atacar al Gobierno del PP por los supuestos excesos en las cargas policiales producidas en manifestaciones de estudiantes de Valencia. Seis diputados socialistas, incluida su portavoz, y el grupo de La izquierda plural utilizaron sus intervenciones en la sesión de control para expresar su solidaridad con los estudiantes y criticar la «violencia» utilizada por la Policía, de la que responsabilizan al Ejecutivo de Rajoy.

La primera en abrir fuego fue la portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, quien preguntaba a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por los Presupuestos Generales del Estado, y acabó hablando de Valencia, en un tono victimista: «No se puede reprimir de forma desproporcionada a los manifestantes, máxime cuando son estudiantes, cuando son menores de edad. ¡No son los enemigos los que están en la calle, son nuestros hijos!». La apelación sentimental surtió efecto y se llevó los mayores aplausos de los suyos.

«Dureza» policial

El diputado socialista Juan Luis Gordo preguntaba al ministro de Hacienda por la situación financiera de RTVE, y aun así consiguió colar una crítica por la «dureza» policial. «Con su televisión —dijo al ministro Montoro— nunca hubiese sido posible conocer acontecimientos como la dura carga policial de estos días en Valencia. Esa era su televisión». Más aplausos socialistas.

El discurso del miedo

La exministra Leire Pajín aprovechó su pregunta al ministro de Educación, José Ignacio Wert, sobre las becas para hablar de Valencia. Primero ofreció la ración habitual de miedo sobre el futuro de las becas con el PP, y luego fue a la yugular: «La historia se repite: ustedes vuelven al Gobierno, merman los derechos de la educación y, cuando los jóvenes protestan, hay represión brutal de la policía. El ministro de Interior busca excusas, el de Justicia lo justifica y usted mira hacia otro lado». Ante la simplificación del problema, Wert no se calló: «Lo único que a mí me causa sorpresa es cómo ustedes se ponen del lado de la protesta violenta, de la que infringe las leyes».

El PSOE se mostró muy ofendido por las palabras de Wert, e incluso exigió que se eliminaran sus palabras del Diario de Sesiones. La vicesecretaria general socialista, Elena Valenciano, dio un paso más y pidió al PP que «que contribuya a calmar las aguas y no a agitarlas».

Pero aún quedaba mucho Pleno. El siguiente en actuar fue el diputado Manuel Pezzi, quien preguntó a Wert sobre el dopaje en el deporte: «Lo suyo es un ataque directo a nuestros deportistas —decía a Wert por unas declaraciones sobre el problema de España con el dopaje—, como lo acaba de hacer ahora, insultando y tergiversando la verdad de las manifestaciones de los estudiantes valencianos, apaleados por defender la enseñanza pública de calidad».

El olivar como excusa

También el diputado Felipe Sicilia utilizó su pregunta al ministro de Agricultura sobre el sector olivar para decir: «Permítame que le pida la misma beligerancia que utilizan con los manifestantes en Valencia para defender los intereses de la agricultura en Bruselas».

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, tampoco se libró. La diputada Pilar Lucio le preguntaba por la reforma laboral y acabó así: «Las personas que están saliendo a la calle, los sindicatos, lo que quieren es diálogo, consenso, que se escuche su voz, no quieren represiones como las que ha habido en Valencia...»

Para rematar la faena, Joan Coscubiela, diputado del grupo de La izquierda plural (ICV), debía interpelar al ministro de Economía sobre la dación en pago. Abrió su intervención con unas palabras en valencianos para expresar su solidaridad con los estudiantes «del País Valenciano». «Que no somos País Valenciano, somos Comunidad Valenciano», le corrigió una diputada del PP.