Vídeo: El PSOE sigue presionando a izquierda y derecha

Sánchez da por rotas las negociaciones con Podemos: «Iglesias usa la consulta trucada para justificar su no»

El presidente del Gobierno en funciones asegura que Iglesias ha rechazado hasta cinco ofrecimientos de los socialistas

MadridActualizado:

De mal en peor. A siete días de la sesión de investidura la relación entre PSOE y Podemos está cada vez más congelada. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, considera que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha roto de «manera unilateral» las negociaciones tras habilitar la consulta a las bases del viernes pasado.

«Iglesias está usando esta consulta trucada para justificar el "no" a mi investidura, coincidiendo con la ultraderecha», ha reprochado Sánchez este lunes en una entrevista en la Cadena Ser. Según el candidato socialista, «llueve sobre mojado» porque Podemos ya tumbó la investidura de un gobierno socialista en 2016.

La consulta de Podemos ha «sorprendido» e «irritado» al PSOE, y ha servido de palanca de presión contra los socialistas al dar por cerrada la negociación. Al constar solo de una pregunta y dos respuestas «teledirigidas», el referendo está orientado a legitimar el gobierno de coalición que busca la cúpula morada.

Sánchez ha criticado que el PSOE les ha hecho cinco ofertas y Podemos no recoge ninguna: «En la consulta no está registrada ninguna de las cinco propuestas, la última, la de introducir perfiles técnicos, el señor Iglesias de un manotazo la tumbó con la consulta. Ese día (el viernes) decayeron todas las propuestas que le hizo el PSOE a Unidas Podemos».

El líder de Podemos de hecho rechazó los perfiles técnicos abordando la propuesta como una « idiotez» y convocando la consulta. Ayer el PSOE se abrió a modificar su oferta programática para alcalnzar un acuerdo Podemos que facilite la investidura el próximo 22 de julio. «A lo largo de los días (el documento) se puede perfeccionar y modificar», expresó la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. Sin embargo, la literalidad de las palabras del presidente del Gobierno en funciones dan por rotas las negociaciones con Podemos.

Aun así, Sánchez llamará a Iglesias por «responsabilidad» esta semana y también se pondrá en contacto con sus homólogos del Partido Popular y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, a quienes ha pedido una vez más la abstención para que la investidura que «no dependa» de las fuerzas independentistas.

Casado ha rechazado las últimas semanas facilitar el nombramiento de Sánchez, aunque sí ha tendido la mano para sacar adelante durante la investidura grandes pactos de Estado. «El primer pacto de Estado es que haya Gobierno en este país», ha dicho Sánchez, respecto al mensaje del líder del PP. Por otro lado, sobre Rivera, consdiera «una falta de respeto» a los ciudadanos que el líder de Cs no responda a sus llamadas.

No quiere a Iglesias de ministro

El secretario general de Podemos insiste en su entrada en el Gobierno, pero Sánchez no quiere sentarle a él ni a nadie de su equipo en el Consejo de Ministros. Iglesias tenía pensado exigir más adelante la cartera de Vivienda para él y la de Pensiones (desligado o no de la cartera de Trabajo) para la dirigente morada Yolanda Díaz, según ha podido saber ABC.

«Siempre he tenido dudas de que Iglesias se incorporara al gobierno. Tenemos enormes discrepancias sobre temas de enorme vigencia que vamos a tener a lo largo de la legislatura, siempre creí que es mejor sortear esas diferencias», ha considerado Sánchez, que eso sí afirma que «nunca» hablaron de nombres.

El candidato socialista ha expresado que a pesar de las críticas de Podemos no pone vetos, pero tampoco «acepta imposiciones»: «La propuesta de Iglesias es una propuesta maximalista donde impone nombres». Y se pregunta: «¿Tiene lógica democrática que un partido que es cuarta fuerza política y con el que no sumo trate de imponer nombres a la primera fuerza política?».