Sánchez pide a Iglesias una respuesta a su oferta sin ministerios

Le ofrece designar cargos de segundo nivel, pero Podemos no entrará en su juego

MadridActualizado:

La negociación entre PSOE y Unidas Podemos está dando buena muestra de cómo ambos se necesitan a la vez que se rechazan. La desconfianza preside los contactos. Ese es el motivo por el que Pablo Iglesias quiere estar en el Consejo de Ministros, no se fía de que el PSOE cumpla con lo pactado y no quiere correr el riesgo de que los socialistas capitalicen las medidas. Y es también la desconfianza en Iglesias, aunque no solo, lo que hace que Pedro Sánchez no le quiera ni a él ni a los suyos en su equipo de ministros.

En este clima se desarrollan unos contactos sin información clara. En absoluto secreto y bajo el eufemismo de ser encuentros «discretos». Tras conocerse que el lunes ambos dirigentes se habían reunido, los socialistas contratacaban manifestando que las posiciones estaban «muy alejadas». El Gobierno no hizo público que su oferta a Iglesias fue que Podemos ocupe puestos intermedios en la Administración General del Estado, pero no en el Consejo de Ministros. La información apareció en la noche del martes en el «El País» y ayer ya se daba por hecho por parte de los socialistas.

Por su parte, desde el entorno de Iglesias reprochan que en el PSOE no están respetando la mesura que Sánchez e Iglesias acordaron en su último encuentro en el Congreso. «Creemos que nuestro rol es ser discretos y proteger una negociación que va a sufrir muchas presiones y mucho ruido», dijeron ayer fuentes de Podemos.

La réplica de Echenique

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, aseguró que «la oferta que ha hecho el presidente no está ubicada en el Consejo de Ministros». Pero sí en cargos con responsabilidades «políticas y administrativas importantes en una Administración General del Estado importante para hacer una labor de carácter político importante».

Desde Podemos apuntan a que desconocían esa oferta y, a mayores, las palabras de la número dos del Gobierno sonaron a ultimátum: Calvo señaló que están «esperando» la respuesta de Podemos y si la oferta «le conviene o no a sus objetivos». Con todo, el requerimiento no sentó bien a los destinatarios. El secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, pidió ayer al PSOE que «no se negocie a través de los medios de comunicación» para evitar que el ruido afecte a las negociaciones. Tanto Echenique como la portavoz morada en el Congreso, Irene Montero, señalaron una vez más que no se bajan del barco de un Gobierno de coalición.

Por su parte, Calvo apuntó que llegado el caso a Sánchez «no es a quien le tocará determinar las personas que puedan estar en nombre de Unidas Podemos». Es decir, Iglesias podría tener capacidad para elegir las personas en determinados puestos.