RosaDíez, en una imagen de archivo
RosaDíez, en una imagen de archivo - IGNACIO GIL

Rosa Díez: «Fue un error creer que un partido como el nuestro podía tener éxito electoral»

La cofundadora de UPyD presenta «Los aventureros cuerdos», un libro sobre ocho años de historia de España y del partido

Actualizado:

Desde que Rosa Díez, cofundadora de UPyD, se dio de baja del partido en febrero, se ha dedicado a «observar» la actualidad. «Estos meses han sido una oportunidad para sacar conclusiones», dice. Ahora publica libro, «Los aventureros cuerdos» (Ediciones Península), que sale este jueves a la venta, y habla sobre los ocho años del partido. [ Entrevista a Gorka Maneiro: «Somos personas distintas y haremos algunas cosas diferentes»]

-Habla en términos muy duros de Francisco Sosa Wagner, Irene Lozano... ¿este libro es una venganza?

-Esa parte es marginal. Es un libro de la historia de los cambios en España y lo que ha hecho UPyD para promover esos cambios. Cuento lo objetivo, los hechos: que UPyD nace haciendo bandera de la regeneración (que entonces ni estaba en el debate político), por ejemplo. No son unas memorias, pero es un libro que hace memoria. Y es un homenaje a los «rebeldes magentas» y a su trabajo.

-Pero no menciona a Gorka Maneiro (actual portavoz de la formación y parlamentario vasco desde 2009)

-Ni a Paco Pimentel, ni a Ramón Marcos... Gorka, como el resto, es parte fundamental de la dirección y es protagonista, pero en el libro no hay nombres.

-Sí que habla de Andrés Herzog o Fernando Savater.

-Están mencionados marginalmente, porque no es un libro para reivindicar a personas, sino nuestra historia.

-En el libro da la impresión de que achaca la debacle de UPyD a C’S y a una campaña de desprestigio contra usted.

-Yo no achaco el resultado a eso, cuento las cosas que ocurrieron y luego cada uno puede tener su opinión de cuánto influyó. Es algo constatable que hay un momento de percepción pública general de que Ciudadanos y UPyD son lo mismo. Lo que se puede discutir es si esa percepción se construye o es automática. Yo creo que es construida en una parte. Nosotros hicimos un esfuerzo por ver si había alguna posibilidad de presentarnos con C’s, pero nos faltaba información básica del partido. Al final existió la percepción de que éramos lo mismo, pero que uno iba a ganar y el otro no iba a obtener resultados.

-Pero nunca llegaron a aspirar a tener 40 diputados

-Cómo que no. Y más de 40.

-Bueno, quizá más que «aspirar», la palabra es «esperar»

-Algunas encuesas en 2012 y 2013 nos dieron 30 diputados. Pero nosotros no quisimos dar más importancia al poder que a la política. No calculamos si algo era rentable electoralmente. Habíamos venido para demostrar que se podía hacer política de otra manera. Para llevarla a cabo necesitas diputados, pero no a cualquier precio, porque para tenerlos a cualquier precio yo habría seguido en el PSOE. Nuestro principal error, que es de cálculo, es haber llegado a creer que efectivamente un partido como el nuestro podía tener éxito electoral. Esto no significa que hubíeramos hecho otra cosa diferente a corto plazo. Pero para eso hay que hacer mucha más pedagogía democrática en España.

En realidad, lo que ha pasado no es tan raro. Muchas veces las ideas triunfan no siempre a la vez que las personas que las representan. Los ciudadanos prefirieron votar a quienes decían que iban a hacer lo que nosotros ya habíamos hecho. Podemos estar orgullosos de las decisiones e ideas políticas que hemos defendido.

-Pero al final UPyD está al borde de la extinción

-Si el resultado es que no salimos elegidos, sí, es un mal resultado; pero hemos conseguido éxito político. El mapa político se ha abierto.

-¿Cree que a UPyD le queda alguna oportunidad?

-Yo no hablo en nombre de UPyD.

-¿Qué le han parecido estos cuatro meses?

-Aparte de ser una pérdida de tiempo (porque los partidos se han olvidado de hablar de los españoles), ha sido una oportunidad para sacar conclusiones. Espero que la gente analice hasta qué punto para estar en un gobierno, más de uno está dispuesto a renunciar a lo que había prometido en campaña.

-¿A qué se va a dedicar ahora?

-Ahora observo lo que está pasando, opino y siempre estaré dispuesta a servir a mi país. He terminado una etapa, pero si alguna vez llegara a la conclusión de que podría hacer más de lo que hago, lo haría al servicio de España.