Encuentro entre el Presidente del Gobierno Pedro Sanchez y el lider de Ciudadanos Albert Rivera
Encuentro entre el Presidente del Gobierno Pedro Sanchez y el lider de Ciudadanos Albert Rivera - Ángel de Antonio

Rivera «repite» su no a Sánchez y le anima a fijar su investidura

El presidente de Ciudadanos solo se abre a negociar pactos de Estado

MadridActualizado:

«Hemos repetido la reunión de hace unas semanas en La Moncloa», así, con sorna, resumía ayer Albert Rivera su encuentro de cuarenta minutos con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Esta vez el escenario era distinto. Si el pasado 7 de mayo Sánchez recibió a Rivera en el Palacio de la Moncloa para conversar sobre el resultado de las elecciones generales, ahora, con el socialista como candidato oficial a la Presidencia designado por el Rey, el lugar escogido ha sido el Congreso de los Diputados. Cambio de decorado, pero no de protagonistas ni de contenido.

El presidente de Cs sigue inamovible en su no al secretario general del PSOE, que ayer escuchó de su boca por segunda vez que Cs ni votará a favor de su investidura ni se abstendrá. Rivera solo le reclamó a él y a su «cooperador necesario» -como definió ayer la portavoz de su partido, Inés Arrimadas, a Unidas Podemos- que fijen ya una sesión de investidura para poner en marcha las instituciones. «Estamos en la oposición», reiteró Rivera, despejando cualquier posibilidad de virar hacia los socialistas.

En el ámbito autonómico y municipal, el PP es solo «el socio preferente» de Cs, pero los liberales se guardan el as en la manga de pactar con el PSOE si sus negociaciones con los populares se van al traste. Esta posibilidad está completamente descartada en elpanorama nacional, donde Rivera quiere asentarse como «líder de la oposición» en la práctica y presentarse como la mejor alternativa al «sanchismo» de aquí a la próxima cita electoral.

Con ese objetivo en mente, Rivera reivindicó que hará una oposición «firme» y «leal» a los intereses de España, por lo que volvió a abrirse a negociar pactos de Estado con el PSOE, en una mesa en la que también quiere sentar al PP. Con ellos, Cs pretende sacar adelante grandes acuerdos en cuatro materias fundamentalmente: educación, despoblación, inmigración y seguridad y lucha contra el terrorismo. En su reunión en La Moncloa, Rivera también le ofreció a Sánchez su apoyo inmediato si decidía aplicar el artículo 155 de la Constitución, aunque ayer Rivera no mencionó que se hubiese vuelto a tratar el tema.

No parece, no obstante, que la posición de Cs haya cambiado en ese aspecto, y es que en el hipotético caso de que Cs entre a negociar a la postre un ejecutivo con el PSOE, el candidato socialista deberá firmar un decálogo en el que se incluye la «valoración» de aplicar el 155 si Quim Torra «sigue sin acatar» el orden constitucional. « Podemos y Sánchez tienen voluntad de formar gobierno. Tendrán que decirnos cuál es la fecha de la investidura», señaló Rivera, y añadió que no es ninguna «sorpresa» que el PSOE intente gobernar con quien lleva haciéndolo «cuatro años» en autonomías y municipios.